Las éticas de una profesión

- 23 de julio de 2018 - 00:00

Susan Sontag escribió material formidable sobre las fotografías, insuperable su legitimidad para elaborar una pregunta vigente que se viene formulando desde hace décadas.

En 1968 otro intelectual eximio, John Berger, apuntaba que los diarios publicaban imágenes de guerra atroces, sin precedentes e inquiría si eso se debía al digno afán de ilustrar el horror o a un creciente sensacionalismo.

El dilema persiste, lo replanteó Santiago O’Donnell. Uno –que trabajó de editor un buen rato– piensa que las decisiones que se deben tomar –como las políticas– son tensionantes, se definen contrarreloj, se repasan con los hechos ya consumados. Siempre conllevan interrogantes éticos.

La crueldad hacia los migrantes se incrementa, un regreso reaccionario a prácticas discriminatorias. Un “caso” concita altísima atención, no por su peso estadístico sino por su estremecedora visibilidad. Se disponen un par de fotos: una más virulenta y cruel, otra que matiza el mensaje, sin dejar de informar. “¿Cuál elegir?” indaga y responde nuestro compañero.

El parecer de este cronista no consigue ser absoluto. Relativiza, acude al “depende”, constitutivo de su forma de pensar. Para mostrar una decisión estatal que vulnera derechos humanos esenciales, pensamos, lo mejor es propagar las imágenes que mejor describen la barbarie del estado expulsor, el desamparo de las víctimas. Las del crimen. Aunque mirarlas pueda sacudir al lector, mientras desayuna, cuando viaja en bondi, cuando “ojea” en su celular. El clásico “cross a la mandíbula”, pongalé.

Tamaña violación de derechos humanos impone apartarse del criterio general. Pero la regla no puede ser absoluta, porque casi no las hay en la vida ni en el periodismo. Procede la excepción ante una escena demasiado truculenta, obscena o morbosa. De nuevo: la diferencia se resuelve en cada situación, en medio de discusiones interesantes y fragorosas.

La posibilidad de optar trae a cuento la mitificada “objetividad”. ¿Qué foto entre varias posibles es “objetiva” y cuál no? Hay criterios en pugna, no un ideal inaprensible. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: