El tránsito de Guayaquil necesita de las ciclovías

- 15 de abril de 2018 - 00:00

A medida que crecen, las ciudades enfrentan un problema: la movilidad. Y eso se agrava más si la planificación urbana es escasa, como ocurre en Ecuador. Guayaquil no es la excepción, la urbe más poblada del país se extiende en los extrarradios, en cantones satélites que acogen programas habitacionales recién estrenados.

Por ello, día a día, los ciudadanos recorren largas distancias desde sus hogares hasta los trabajos. En ese contexto, los congestionamientos vehiculares suelen ser severos en las únicas vías de acceso al casco urbano. No habrá calles que soporten tantos vehículos, por eso las metrópolis buscan soluciones: transporte alternativo o un sistema público de calidad y eficiente.

El primero ha sido poco explorado. Si bien es cierto el Municipio impulsa una aerovía que conecte el Malecón Simón Bolívar con Durán, lo que aliviaría el flujo por el puente de la Unidad Nacional, aún falta mucho por hacer. En ese contexto la bicicleta cobra relevancia, sobre todo por la experiencia exitosa de Quito.

La capital es una ciudad con lomas y mayor tráfico vehicular por sus condiciones geográficas, sin embargo, las ciclovías tienen cada vez más adeptos. Pero el puerto principal se ha quedado atrás; hubo un intento hace seis años de crear una ciclovía en el centro, pero quedó solo como una iniciativa con calzadas pintadas. Actualmente hay un ciclopaseo que tiene fines recreativos, pero no es visto como una real solución de movilidad.

Hay que recordar que la bicicleta es un medio de transporte ecológico e impulsa una vida sana, un aspecto clave en una sociedad que tiene como principal causa de muerte las enfermedades coronarias.

La ciclovía de Guayaquil no puede morir; todo lo contrario, hay que revivirla, impulsarla y verla como realmente es: una fuente de transporte, válida y necesaria. Para ello hay que concienciar a la población y especialmente a los conductores, cuya cultura de respeto al ciclista es nula.

Asimismo, quienes montan bicicleta también tienen la obligación de respetar las normas de tránsito que sirven para proteger su integridad física. (O)