El Sí ganó en una jornada de libertad y democracia

- 05 de febrero de 2018 - 00:00

Un triunfo categórico obtuvo el Sí en la consulta popular, pero sin la parafernalia a la que nos habíamos acostumbrado, en la cual se humillaba al adversario que perdía. En un tono sereno, como ha sido desde que llegó al poder el 24 de mayo pasado, Lenín Moreno recibió el respaldo del pueblo ecuatoriano en las urnas junto con su gabinete, en una reunión de trabajo en el Palacio de Carondelet. Paz y tolerancia fueron los ejes centrales de un mensaje esperanzador. Fue un triunfo que invita a que el futuro no se detenga, que el mandato manifestado por el pueblo en las urnas se lleve a cabo sin demoras.

Se trató de un sí contra la corrupción, un sí para que los viejos políticos nunca más regresen porque la política, según el Mandatario, es una constante renovación. Ahí está la respuesta y la propuesta: “Ahora todos estamos obligados a ejecutar este mandato sin demora, estamos obligados a ser consecuentes con los resultados obtenidos”. Fue una jornada que se llevó a cabo sin dificultades y con una asistencia del 82% de los empadronados, un hecho que desmiente algunas advertencias que señalaban poco interés por la consulta y referendo, que comenzó el viernes con el voto en los centros de rehabilitación, siguió con el voto asistido, luego con el voto en el extranjero y finalmente con el sufragio en todo el país. Los observadores internacionales registraron una jornada pacífica y sin incidentes, incluso frente a la preocupación por el atentado terrorista ocurrido en San Lorenzo, provincia de Esmeraldas.

El pueblo ecuatoriano se pronunció en las urnas para que la corrupción sea desterrada de la política, por el fin de la reelección indefinida, por un Consejo de Participación plural, por el castigo sin contemplaciones a quienes abusan sexualmente contra menores y adolescentes, por la prohibición de la minería ilegal, por la eliminación de la ley de plusvalía y por una zona de conservación más amplia en el Parque Nacional Yasuní. (O)