El fútbol del astillero recupera el brillo de antaño

- 27 de mayo de 2017 - 00:00

Barcelona fue de más a menos y Emelec al revés en la fase de grupos de la Copa Libertadores, pero el resultado de ambos ha sido positivo. Después de 23 años, lograron meterse juntos en los octavos de final de la competencia continental cuando los pronósticos previamente al arranque del torneo no eran favorables.

Del cuadro amarillo se decía que llegaba con un plantel con poca experiencia internacional, mientras que Emelec era visto como un equipo débil y desmantelado.

Sin embargo se han situado entre los mejores 16 equipos del continente.

El fútbol de velocidad y potencia que identifica cada vez más a nuestros jugadores da la confianza de que avanzar hasta cuartos de final sí es posible. Y los indicios de que los clubes guayaquileños -dueños de todos los títulos nacionales desde 2012- puedan llegar más lejos se basan en las presentaciones de ambos.

Bien por los equipos del astillero que ponen por todo lo alto el nombre de Ecuador. (O)

Medios Públicos EP