El dinero electrónico tiene una nueva oportunidad

- 25 de diciembre de 2017 - 00:00

Varios años de debate, dudas, desconfianza. Que el dinero lo debe manejar el Banco Central o la banca privada; posiciones irreconciliables frente a una necesidad urgente de generar mecanismos de pago aprovechando las enormes ventajas que brinda la tecnología. Presentado en nuestro país con el nombre de dinero electrónico se prestó para demasiadas interpretaciones, hasta que al fin alguien lo explica de una manera sencilla y pedagógica y aclara que el mecanismo es similar a como se maneja una tarjeta de débito, la diferencia es que no se usa ni un cartón ni un plástico grueso, sino la tecnología que viene incorporada en el teléfono celular. Quien lo aclaró es el superintendente de bancos, Christian Cruz, en una entrevista al diario EL TELÉGRAFO. El mecanismo “mal denominado dinero electrónico” -explicó Cruz- era únicamente un medio alternativo de pago, similar a una tarjeta de débito, mediante la cual se puede retirar dinero efectivo del cajero electrónico de un banco o pagar la cuenta en cualquier tienda, almacén, restaurante, supermercado, etc. La única condición es que quien maneja esa tarjeta disponga de fondos para respaldar la transacción. De ninguna manera se podía pensar que este sistema de pago, que en otros países se lo conoce como billetera electrónica, sería dinero o sirviera para emitir moneda que, como se sabe, en nuestro país es imposible porque la moneda es el dólar. Luego del debate, la Comisión de Régimen Económico de la Asamblea Nacional se allanó a la propuesta del Ejecutivo de traspasar el dinero electrónico, que hoy maneja el Banco Central, al sistema financiero privado. La idea de que lo maneje la banca surgió de los diálogos que promovió el Presidente de la República. La banca se comprometió a reducir la demanda de efectivo en $ 800 millones. El dinero electrónico funciona bien en las grandes ciudades del mundo, incluso en montos mínimos como el pago de pasajes en los sistemas de transporte masivo. En Quito, Guayaquil o Cuenca, que próximamente tendrá un sistema integrado de transporte, todo indica que el mecanismo debería funcionar. (O) et

Medios Públicos EP