Las motos requieren un enfoque integral en Guayaquil

- 12 de agosto de 2018 - 00:00

Las autoridades locales de la provincia del Guayas ofrecieron un balance sobre el control de las motos aplicado en Guayaquil. Las estadísticas indicaron que un alto porcentaje de los delitos se cometen a bordo de estos vehículos. Por ello la ciudad aprobó una ordenanza que prohíbe que dos hombres se movilicen en moto en las noches.

Según la evaluación la medida ha disminuido la cantidad de crímenes así que continuará, pese a su polémica porque puede tacharse de discriminatoria.

Lo cierto es que Guayaquil sigue creciendo en sus extrarradios. Cada día miles de personas necesitan ir al centro de la ciudad para trabajar o cumplir diligencias. En los sectores populares alejados la moto se ha convertido en una herramienta útil por su precio asequible. Por ello la demanda de este medio de transporte se ha disparado.

Dicho fenómeno requiere el análisis de las autoridades de tránsito porque ahora en las calles se movilizan los carros, pero también los motociclistas, comparten el mismo espacio. Es común verlos zigzagueando en medio de congestionamientos. O simplemente para avanzar y colocarse de primero en las columnas que esperan que el semáforo cambie a verde.

Los motociclistas a veces avanzan por las aceras o para ahorrar distancias cruzan por espacios solo dedicados a los peatones. Son maniobras arriesgadas que ponen en peligro la vida de las personas. La educación vial debe incluir a las personas que conducen motos. Y las multas también: no solo por no llevar el casco, sino también por irrespeto a las normas de conducción.

Las cámaras que se han colocado a lo largo de la ciudad ayudarán en este objetivo. El tráfico en Guayaquil suele ser caótico y la forma de conducción es agresiva. Esa cultura se debe cambiar y para ello se requiere de campañas de información y de aplicación de la ley. (O)