Salir de la Unasur no es renunciar a la integración

- 15 de marzo de 2019 - 00:00

El edificio de la Unasur, construido a un costo de $ 40 millones, al lado del museo equinoccial, más conocido como la Mitad del Mundo, fue definido por quienes lo conocieron como un monumento al derroche. Con delirios de grandeza, la monumental obra fue inaugurada el 5 de diciembre de 2014 por los presidentes que seguían a rajatabla las ideas de Hugo Chávez, autor del proceso denominado Unasur, también de la ALBA.

Así como ocurrió en países dominados por caudillos, en el edificio de la Unasur también fue levantada una estatua a Néstor Kirchner, que será retirada del lugar porque no representa los valores y la ética de nuestros pueblos, tal como explicó el Presidente de la República la noche del miércoles.

El Gobierno Nacional hará los trámites para lograr la entrega de ese edificio con absoluto respeto a los procedimientos, hasta que esa sede símbolo del despilfarro y del petróleo a más de $ 100 se convierta en la Universidad Indígena del Ecuador. Como se sabe, desde inicios de 2017, con la renuncia del secretario de esa entidad, Ernesto Samper, nunca más se reunió allí ese foro creado como contrapeso de la Organización de los Estados Americanos.

Algunos eventos académicos, rendiciones de cuentas esporádicas era el único uso que se le daba al edificio. Muchos países dejaron de pagar sus aportes, con lo cual era el Estado el que asumía los costos de mantenimiento.

El final sin retorno se produjo hace un año con el retiro de varios países que advirtieron que la Unasur se había convertido en una plataforma política y personalista de algunos caudillos latinoamericanos. En su reciente informe al país Lenín Moreno narró que fueron enviadas varias misiones a los países miembros para encontrar una solución y que incluso Ecuador se propuso reconfigurar una agenda para desarrollar temas positivos, pero “sin la politiquería perversa de los autodenominados socialistas del siglo XXI”.

Según Moreno, Ecuador necesita trabajar en temas vitales de integración económica, prevención de desastres naturales, salud, educación pública, etc. (O)