Ecuador-Perú, una relación que mira hacia el futuro

- 27 de octubre de 2018 - 00:00

Con la inauguración el viernes del XII Gabinete Ministerial y el encuentro presidencial finalizó la visita de dos días del presidente peruano Martín Vizcarra, cuyo eje central abordó el análisis profundo y serio de lo que significó la firma de la paz, hace 20 años, que puso fin a medio siglo de guerras y rencillas en la frontera común y que en la actualidad abre enormes expectativas hacia el futuro en materia de inversiones y comercio exterior.

Dos cifras que ratifican plenamente que siempre es mejor vivir en paz: inversiones peruanas por $ 2.000 millones y venta de productos ecuatorianos a Perú por $ 1.540 millones. Lo más importante para alcanzar todo esto es la relación de confianza que dejó el pasado atrás y que ve en el futuro enormes posibilidades de mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos que habitan en la zona de frontera.

Ecuador ha manifestado su enorme interés en ingresar a la Alianza del Pacífico, una zona de integración comercial y de negocios que en la actualidad integran Perú, Colombia, Chile y México. En materia de integración y acuerdos comerciales, Perú está mucho más adelantado gracias a sus políticas de apertura con todos los bloques importantes de la economía mundial. El mandatario peruano se comprometió a patrocinar la entrada de nuestro país a ese bloque.

En el segundo y último día de la visita oficial del gobernante peruano se analizaron los proyectos de desarrollo, la libre circulación de bienes, servicios y personas, y algo no menos importante, como la seguridad para proteger a las fronteras del narcotráfico. Como manifestó Lenín Moreno: “Que esta paz sea para siempre”.

Muy pocas cosas quedan pendientes, entre ellas el desminado de la frontera en torno al valle del Cenepa y la Cordillera del Cóndor, los principales escenarios de la última guerra entre peruanos y ecuatorianos en enero de 1995. La minería ilegal, la tala de árboles, la trata de personas, construcción de carreteras, obras de regadío, son algunos temas pendientes que serán abordados y solucionados porque existe la voluntad para hacerlo. (O)