La economía y el modelo de gestión para el crecimiento

- 20 de julio de 2018 - 00:00

Estabilizar la economía en un año no es fácil, especialmente cuando se trabaja con datos reales frente a un enorme déficit en la tesorería y una abultada deuda que sobrepasó incluso los límites legales.

Una estadística que dio a conocer el Instituto Nacional de Estadística y Censos generó expectativas porque el empleo adecuado, que a junio de 2017 era de 40,1%, al mismo mes de 2018 marcó 38,9%, una variación que estadísticamente no es significativa, pero que generó ruido. Cualquier análisis económico requiere siempre del contexto que mide y explica las variables.

El viceministro de Economía, Santiago Caviedes, lo explicó así: “Se agotó el modelo de crecimiento basado en el gasto público que, a su vez, era sostenido por el alto precio del crudo”.

Parte del contexto es entender también que la situación económica fue heredada y que en un año de gestión se ha logrado la estabilización, que se traduce en otra cifra significativa: crecimiento del PIB en 1,9% en el primer trimestre de este año. No obstante que Ecuador vivió la mayor bonanza económica, como consecuencia de los altos precios alcanzados por el crudo, hubo un notorio despilfarro de recursos y una fallida gestión que generó la caída del empleo pleno.

La economía se puede manejar adecuadamente si es que el gasto público es menor o prioriza las necesidades más elementales de la población. “Además de optimizar los recursos es necesario erradicar la corrupción”, manifestó el miércoles la Secretaría Nacional de Comunicación.

Si bien la estadística es importante, no es menos significativo el hecho político de que quien gobierna cuenta con el respaldo de la sociedad. En ese sentido la percepción sobre la gestión del Jefe de Estado es mayoritariamente positiva y llega al 60,5% según la encuestadora Numma. Esa empresa afirma que hay una evolución positiva de la situación económica desde marzo pasado.

Lo que más preocupa a los ecuatorianos es el empleo y la economía, que siempre transitan por vías paralelas; a esto se suma la credibilidad presidencial que, según la misma encuestadora, se mantiene alta. (O)