El Día Mundial sobre la Trata de Personas

- 31 de julio de 2018 - 00:00

Las Naciones Unidas declararon al 30 de julio Día Internacional de la Trata de Personas, con la idea de concienciar sobre la situación de las víctimas de tráfico humano y, al mismo tiempo, promocionar y proteger los derechos.

El informe mundial sobre este problema global indica que 21 millones de personas en el orbe son víctimas de este fenómeno social que vulnera los principios universales de los derechos humanos. De ese total, siete millones son niños y niñas; en el caso de las mujeres, el 49% es mayor de 18 años y el 21%, menor de edad. Los niños representan el 12%. En la mayoría de los casos las víctimas son sometidas a explotación sexual y también a trabajos forzados, lo que equivale a esclavitud en pleno siglo XXI.

Se cree que después del narcotráfico y del tráfico de armas, la trata de personas se ha convertido en un negocio muy lucrativo para las mafias que se dedican a esa actividad ilícita. El país que más casos registra es India, con alrededor de 18 millones de personas sometidas.

Sobre nuestro país la estadística oficial dice que, en el primer semestre de este año, un total de 40 adolescentes han sido víctimas de este negocio ilegal y denigrante. En el mismo período del año pasado, la cifra fue de 47, lo que equivale a una leve disminución. Nuestro Código Orgánico Integral Penal, en el artículo 91, señala que la captación, transportación, traslado, entrega, acogida o recepción de una o más personas, ya sea dentro o del país o hacia el extranjero, “constituye delito de trata de personas”.

El delito se castiga con 13 a 16 años de cárcel y 20 a 26 años, si es que se produce la muerte de la persona secuestrada para esos fines. Desde 2006 existe un Plan Nacional contra la Trata de Personas. Varias organizaciones estatales y no gubernamentales trabajan para ayudar a prevenir este fenómeno.

Si bien los niveles y los casos en Ecuador son más bajos que en otros países, es muy importante estar prevenidos porque, como siempre, el sector más vulnerable es la infancia. (O)