El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Lun.30/Nov/2020

Mundo

Tendencias
Historias relacionadas

Un manejo ordenado de la deuda es una buena estrategia

21 de julio 00:00

El Gobierno Nacional hizo pública, ayer, de manera formal su propuesta para reestructurar la deuda externa ecuatoriana en condiciones más favorables para el país. La Solicitud de Consentimiento, como se denomina el documento, implica en términos generales la invitación a los acredores al intercambio de sus 10 bonos globales por cuatro nuevos bonos; estos últimos estructurados en mejores condiciones de financiamiento para su pago.

El Ministerio de Economía y Finanzas señaló en el comunicado de anuncio que el proceso se manejó de “manera constructiva y responsable para lograr los mayores beneficios posibles para el país en el mediano plazo”. Con la propuesta se espera la reestructuración favorable de $ 17.375 millones. Y en términos específicos, se apunta a una reducción del capital de $1. 540 millones de la deuda en vigencia; la disminución de la tasa de interés promedio del 9,2%, actual, al 5,3%; la duplicación del plazo, de 6,1 años en promedio a 12,7 años; la extensión del período de gracia (libre de pago) de 5 años en el capital y 2 años en el interés; además del diferimiento de los intereses acumulados entre marzo y agosto (aproximadamente $ 1. 060 millones), volviéndolos pagaderos desde 2026 hasta 2030, con una tasa de interés de 0%.

No sería de extrañar el surgimiento de voces que aconsejen simplemente el no pago de los compromisos financieros adquiridos por el país, utilizando argumentos antiguos tales como ilegitimidad de la deuda; no obstante, los autores de esas ideas no tomarán en cuenta que ello implicaría cerrar las puertas al financiamiento internacional necesario en estos momentos para superar la crisis heredada del gobierno anterior y agudizada por el covid-19.

Como lo ha dicho el Presidente de la República en varias ocasiones: “Nadie presta dinero al incumplido, al tramposo”. Durante la actual crisis, el país ya ha sido beneficiado de la entrega de ingentes recursos para afrontar la situación sanitaria y apoyar la economía. Esto gracias a la demostración de un manejo responsable de nuestra deuda. E ir en sentido contrario, sería un error. (O)

Te recomendamos

Las más leídas