Sobre el caso Gabela debe conocerse toda la verdad

- 02 de agosto de 2018 - 00:00

Los dos períodos de Fujimori en el poder estuvieron marcados por un abuso terrible del Estado contra los ciudadanos. El Pentagonito, por ejemplo, fue el lugar de tortura y muerte de personas que eran incineradas para no dejar huellas, incluso un ecuatoriano murió allí.

Otro caso emblemático, en Argentina, fue la muerte del fiscal Alberto Nisman, ocurrida durante la década que gobernó un solo partido. Nisman investigaba el atentado atribuido a grupos terroristas contra la sede de una mutual judía y apareció muerto en su domicilio con un disparo en la sien. Oficialmente se dijo que se suicidó, pero todas las investigaciones serias coincidieron en que se trató de un homicidio. Un crimen que causó indignación porque el poder escondió la verdad.

En nuestro país hay un caso que ocurrió en diciembre de 2010, la muerte del general Jorge Gabela, quien había denunciado irregularidades en la compra de siete helicópteros fabricados en la India, que llegaron con  fallas y supuestamente con sobreprecio. La muerte del militar fue atribuida a un asesinato común. Sin embargo, la viuda del general nunca se creyó la versión oficial y comenzó a investigar por su cuenta y a denunciar que algo errado había en los informes.

Finalmente llegó a la conclusión de que había un documento vital que había desaparecido. Eso llevó a que las investigaciones se reanuden y que vuelva al país el perito argentino Roberto Meza, que en 2013 investigó y redactó un informe de tres productos, pero el tercero, de alrededor de 135 páginas, donde estaban las causas, nombres de presuntos responsables y otros detalles desapareció.

Ahora el Presidente de la República pide que se levante la confidencialidad sobre el contrato que firmó el perito y que le impedía revelar todo sobre el crimen. Meza tendrá que armar otra vez el documento que podría llevar a conocer las causas reales y a los autores de la muerte del general de la aviación. El país, la viuda del general y su familia necesitan que se vuelva a investigar hasta que se conozca toda la verdad. (O)