Créditos y asistencia social, una ayuda oportuna

23 de septiembre de 2020 - 00:00

El domingo 20 de septiembre, el país nuevamente amaneció con sobresaltos. La naturaleza nuevamente se manifestó con la erupción del volcán Sangay, cuyas cenizas, dejaron hondas secuelas sobre todo en provincias del centro del país, como Chimborazo y Bolívar y, en menor grado, Los Ríos, Guayas, Manabí y Santa Elena.

Las afectaciones se sintieron más en el sector agrícola y ganadero. El Ministerio de Agricultura, en un balance, informó que la caída de la ceniza causó severos daños en al menos 83.000 hectáreas de cultivo. Por esta razón la intervención gubernamental tenía que ser inmediata y oportuna, sobre todo para aliviar la angustia de miles de campesinos y productores que vieron, a causa de la ceniza del volcán, cómo el fruto de sus trabajos iban a la deriva.

El Comité de Operaciones de Emergencia (COE) se activó. Tras el monitoreo y evaluación de la emergencia producida por el proceso eruptivo, se trasladó la información necesaria a las instituciones gubernamentales. Es así como La Presidencia, Vicepresidencia, Ministerios de Agricultura, de Inclusión Económica y Social, de Salud, y hasta gobiernos cantonales abrieron canales de diálogo para coordinar las ayudas urgentes, a corto y mediano plazo.

Es así como se dispuso la conformación de brigadas de atención social y, paralelamente con las evaluaciones se estudiaron las opciones inmediatas para ir en auxilio del sector productor. Este martes, el presidente Lenín Moreno, constató la situación y luego de una urgente reunión tomó las medidas para el rescate de las zonas afectadas.

Se activaron préstamos de hasta $ 5.000 para la agricultura familiar campesina y otra ayuda financiera de $ 3.000 para la mujer rural, sin necesidad de garante. Pero lo que más trajo alivio al sector ganadero fue la implementación de la denominada Reserva Estratégica de Leche.

Esta estrategia consiste en un fondo inicial, por parte del Estado ecuatoriano, de $ 6.6 millones. ¿Cuál es la finalidad? con esos recursos comprar excedentes de leche que se destinarán en kits de alimentos para los sectores más vulnerables.

Estas acciones se tomarán de inmediato, según fue anunciado. Por tal motivo la ayuda se cristalizará con el único objetivo de reactivar, de manera especial, al sector ganadero. La población debe estar consciente que si bien la prevención de desastres mitiga los daños, estos al final son inevitables, pero lo importante es que siempre es importante un Estado que responda de inmediato a las necesidades urgentes, más aún si se trata de los efectos de un acontecimiento de índole natural.

Últimas noticias
Medios Públicos EP