Las consecuencias negativas del cigarrillo en Ecuador

- 02 de junio de 2018 - 00:00

A propósito del día mundial dedicado a difundir las consecuencias negativas que causa el cigarrillo en la vida de las personas, se publicó una estadística que ubica a Ecuador como uno de los países donde menos se fuma. Eso es positivo, pero de todas maneras las políticas públicas deben insistir en campañas que desalienten esa dependencia.

Dice el informe que nuestro país ocupa el lugar 146 del mundo, es el penúltimo a nivel latinoamericano, apenas superado por Panamá, y eso podría ser consecuencia de varias acciones que fueron política de Estado durante varios años, como por ejemplo la prohibición de la publicidad en todos los horarios, en vallas; y las restricciones a fumar en áreas de uso público.

A eso se suman los mensajes impresos en las cajetillas sobre las características mortales del tabaco. Son imágenes fuertes que han logrado un impacto significativo; y se trata de una política pública acertada. Para entender mejor, la estadística de la Organización Mundial de la Salud señala que en Ecuador el 7,2% de la población fuma, en comparación con el 40% en Bolivia. A modo de comparación, en Rusia fuma el 60% del total de la población.

Así sea baja la muestra, el tabaco es el mayor causante de enfermedades cardiovasculares y decesos. Causa, según el Ministerio de Salud, 13 de cada 100 muertes que se registran a escala nacional; y otro dato importante es que seis de las 10 principales enfermedades de la población tienen que ver con el consumo de cigarrillos, como por ejemplo las enfermedades isquémicas, respiratorias, del estómago, diabetes, accidentes cerebrovasculares, hipertensión. Como anotan los científicos, el tabaco no solo afecta a los pulmones, sino también a otras áreas del organismo.

Para entender mejor este tema, considerado una epidemia mundial: el tabaco mata cada año a más de 7 millones de individuos, de los que más de 6 millones son consumidores del producto y alrededor de 890.000 son no fumadores expuestos al humo de tabaco ajeno. Casi el 80% de los más de mil millones de fumadores en el mundo viven en países de ingresos medios o bajos. (O)