Colombia votó por la paz; Duque, presidente electo

- 19 de junio de 2018 - 00:00

Los encasillamientos ideológicos -de izquierda o de derecha- están en la lectura de los analistas políticos, especialmente con lo ocurrido en Colombia y el triunfo de Iván Duque; y la derrota de Gustavo Petro. Es cierto que el ganador tiene una postura conservadora; el que perdió las elecciones es un exguerrillero que hace bastante tiempo abandonó las armas, incluso fue alcalde de Bogotá.

Para que el análisis sea completo es vital el reconocimiento de que los colombianos votaron por la paz y eso no excluye a ninguno de los dos candidatos que el domingo disputaron la segunda vuelta. Donde el voto no es obligatorio, cerca de 20 millones de colombianos fueron a las urnas. Duque obtuvo 10,3 millones de votos (53,98%), en tanto Petro recibió 8,0 millones (41,81%). El cambio de gobierno será en agosto y Colombia inicia una nueva etapa democrática, también de paz, salvo por algunos procesos que aún están en vías de solución.

El país vive un proceso de paz iniciado por el presidente Juan Manuel Santos y todavía faltan algunos acuerdos para el cierre definitivo de las negociaciones. Todo lo que sucede en Colombia es de vital importancia para nuestro país, que también se ve afectado por la presencia de grupos delictivos y narcotraficantes que no se sumaron a los procesos de paz y eso lo hemos sentido desde enero cuando comenzó el asedio a cuarteles policiales en la provincia de Esmeraldas, los ataques con bombas, el secuestro y el terror. Al calor del triunfo electoral, Duque ha manifestado opiniones que se resumen así: “Vamos a gobernar con transparencia, con eficacia y vamos a devolverle a los ciudadanos la esperanza.

La seguridad tiene que volver a las calles de nuestras ciudades, tiene que volver a los campos de Colombia. Porque la seguridad no es violencia”. Palabras que nos tocan directamente y esperamos que se concreten en realidad. Colombia es el mayor productor mundial de cocaína y las plantaciones de coca están al otro lado de la frontera y son una amenaza a la seguridad. Se sabe que los carteles de la droga también están ahí, por eso el problema colombiano es tan importante y va mucho más allá de las tendencias ideológicas. (O)