Un clima de confianza que atrae la inversión extranjera

- 18 de junio de 2018 - 00:00

Ni en las mejores épocas de la actividad petrolera del país, que comenzó en la década de los años setenta del siglo anterior, se había concretado un acuerdo de inversión extranjera tan grande como el que logró el viernes anterior el Gobierno Nacional con un centenar de empresarios de las áreas del turismo, tecnología, alimentos y bebidas, industrial, inmobiliaria, comercial, de la construcción y financiera. El total de la inversión, programada para cuatro años, según dio a conocer el ministro de Comercio Exterior, Pablo Campana, es de $ 9.435 millones.

Se trata de un hecho histórico que tiene que ver con el clima de confianza que ha generado en los empresarios la política económica del Gobierno. De acuerdo con las expectativas, todo esto generará un flujo de capitales que dinamizará la economía y el comercio exterior, se generarán nuevos empleos y se asegurará la sostenibilidad de la dolarización. Se calcula que se podrían generar aproximadamente 232.000 plazas de empleo cada año.

Otro dato numérico tan importante como los anteriores es que se generarán $ 5.900 millones adicionales al Producto Interno Bruto en los próximos cuatro años, lo cual significa que se incrementará un punto a ese indicador. Campana recordó que alguna vez en el país se habló de una ley de repatriación de capitales, pero no fue necesario. Mediante la generación de confianza y seguridad jurídica “los capitales van a regresar”, explicó el ministro.

El crecimiento de la economía es muy importante y el sector privado tiene un protagonismo importante en esta meta. “Ahora nos llevamos bien con los empresarios, pero nos vamos a llevar mejor”, interpretó este hecho Lenín Moreno. Y dijo algo que merece ser destacado: “Decidí creer en ustedes, antes que ustedes crean en mí. Tengo la certeza de que vamos por el camino correcto”. A todo esto se suma la idea de aplicar siempre medidas pragmáticas y diálogo, mucho diálogo, para alcanzar acuerdos con visiones de largo plazo que vean los intereses del país. (O)