Un clamor mundial en el Día del Medio Ambiente

- 06 de junio de 2018 - 00:00

Casi un centenar de fundas plásticas, aproximadamente 9 kilos, además de otros residuos, fueron extraídos del vientre de una ballena piloto macho que había muerto de hambre entre la frontera de Tailandia y Malasia. Los intentos por sobrevivir del cetáceo fueron infructuosos, agonizó durante cinco días, el daño fue irreparable, había confundido el material con la comida, se sintió lleno y no tuvo capacidad para cazar o alimentarse. National Geographic anota que, en Tailandia, más de 300 especies de animales mueren tras ingerir plástico; y en el resto del mundo la situación es similar.

En nuestro caso ya comenzó a generarse conciencia de lo que esto significa para el futuro de la humanidad, de los mares, las playas, los ríos, etc. Hay varias iniciativas, como por ejemplo, la que se tomó en Galápagos para prohibir los envases plásticos y cambiarlos por vidrio y botellas retornables. Prohibir el uso de fundas plásticas tipo camisetas y usar bolsas de tela y eliminar los sorbetes porque se necesitan varios siglos para la biodegradación, son parte de las acciones.

Los envases de espuma flex, utilizados para llevar comida, también aportan con millones de toneladas de basura desperdigada por los mares del mundo. En el Día Mundial del Medio Ambiente, que se conmemoró ayer, se debatió sobre el daño irreparable de los plásticos en los océanos y se advirtió que para 2050 en los mares habrá más plásticos que peces.

Las políticas públicas apuntan a que Ecuador sea un referente de la región en el uso de envases que no utilicen derivados del petróleo. Se calcula que en el país cada persona utiliza en promedio anual 130 fundas plásticas para las compras en mercados y supermercados. El ministro Tarsicio Granizo hizo un llamado para un mayor compromiso con el planeta; todo eso parte por la iniciativa de descartar la utilización de material plástico.

Hasta no hace muchos años existía la costumbre sana de ir al mercado con una canasta de mimbre, que se podía usar durante varios años; esa idea se podría retomar para evitar que el uso de plásticos se convierta en tragedia mundial. (O)