La casa ya está ordenada y hay que hablar del futuro

- 25 de mayo de 2018 - 00:00

El ambiente en el salón plenario Nela Martínez del Palacio Legislativo tenía todas las características de solemnidad. Dos hechos convergentes: los 196 años de conmemoración de la triunfante Batalla del Pichincha, comandada por el mariscal Sucre; y el primer informe a la nación, al cumplirse 365 días en el poder, del presidente Lenín Moreno.

Representantes de las nacionalidades indígenas, asambleístas de varios partidos políticos, embajadores, dirigentes laborales y campesinos, un coro de jóvenes y de niños –con lenguaje incluyente– y la Orquesta Sinfónica Nacional que desplegaba toda su sonoridad para interpretar el movimiento coral de la Sinfonía número 9 de Beethoven. Y antes de comenzar su informe, unas palabras emotivas del Primer Mandatario sobre el significado de la Oda a la Alegría, escrita por Friedrich Schiller, para invocar “cantos agradables llenos de júbilo”.

Después de eso comenzó el mensaje para hablar del futuro, para nunca perder la capacidad de asombro frente a una realidad que no es la mejor y que demanda de sacrificios; un llamado a ser sensibles frente al sufrimiento y la necesidad. Hablar con la verdad porque cada día se descubre –con asombro y desilusión– que la mesa no estaba servida y que se llevaron todo. Y todo estaba maquillado, las cifras, los montos, las encuestas, incluso las proyecciones; y las entidades del Estado que debían controlar que esto no acontezca estaban desmembradas. Había un país que estaba confrontado, dividido y sin esperanzas. A continuación, un reconocimiento a la enorme obra de carácter social, como por ejemplo Las Manuelas, que lidera su esposa, Rocío González.

Según Moreno, el primer año sirvió para “poner la casa en orden, haciendo una limpieza seria, transparente, democrática y responsable”. La consulta popular del 4 de febrero sirvió para que la limpieza la hagamos todos.

En medio del mensaje, Moreno presentó a la presidenta de la Asamblea Nacional el proyecto de Ley Orgánica para el Fomento Productivo, Atracción de Inversiones, Generación de Empleo, Estabilidad y Equilibrio fiscal. (O)