Brasil afronta ya el plan armado en 2015 y la arremetida 'liberal'

- 17 de mayo de 2016 - 00:00

El año pasado Michel Temer preparó un plan de gobierno. Fue público y notorio su afán e interés por destituir a quien lo llevó a la vicepresidencia. En un acto de absoluta deslealtad (¿traición política no sería lo más adecuado?) allanó el camino para lo que observamos hoy: un proyecto neoliberal, una alianza dura con medios de comunicación y empresarios, dejar de lado la política social y cero combate a la corrupción de todos los políticos que fraguaron el golpe parlamentario. En otras palabras: la polarización política que impidió profundizar las transformaciones políticas en los gobiernos de Lula y Dilma es ahora nula. Ahora no gobierna un partido o un movimiento político, ha llegado la hora tanto tiempo esperada: gobiernan los medios, los empresarios, los diputados y senadores corruptos para el objetivo estratégico de siempre: forjar el neoliberalismo más rancio como una forma de gobierno, de vida social y de integración mercantil global. Están a la vista los ministros nombrados. Ninguno de ellos imagina una política social de continuidad para sacar de la pobreza a decenas de millones de brasileños. (O)