La billetera móvil es buena opción en lugar del efectivo

- 25 de agosto de 2019 - 08:13

La innovación tecnológica genera un cambio fundamental en la sociedad. Es verdad que nos volvemos dependientes, pero si la aprovechamos adecuadamente facilita los trámites, las formas de pagos, las transacciones, etc.

El sistema financiero es uno de los grandes beneficiados del desarrollo tecnológico, pero más los usuarios, que antes debían acudir personalmente a las instituciones financieras para retirar o depositar dinero, cobrar cheques. En la actualidad la mayoría de operaciones se hace en línea, desde la computadora personal, en un cajero electrónico y más recientemente con la billetera móvil (BIMO) que será en poco tiempo el medio de pago más utilizado para transacciones pequeñas y así evitar el uso de efectivo.

La BIMO reemplaza el dinero de bolsillo que a diario usamos para pasar el día y hacer pequeños pagos, como tomar un café o pagar una carrera de taxi. Es una aplicación sencilla de usar a través de los smartphones o teléfonos inteligentes, que no solo sirven para hablar o enviar mensajes; también por ese medio se puede pedir una pizza o solicitar un automóvil o taxi mediante las aplicaciones existentes.

¿El uso de la BIMO demanda de algún costo? Claro que sí, como todo servicio. La diferencia es que en comparación con otros es más barato. Por ejemplo, si hacemos una transferencia interbancaria el costo es de $ 0,36, mientras que vía BIMO es de $ 0,09 (a ambas tarifas se les debe sumar el IVA).

Ecuador no tiene una casa de moneda, por eso debe importar los billetes para reemplazar a los que se deterioran por el uso y eso tiene un fuerte costo. Lo importante de la billetera móvil es que no vamos a requerir de “sueltos” para transacciones pequeñas. No será necesario acudir a los cajeros para retirar dinero. ¿Hay un monto máximo diario con esta modalidad de pago? Sí, es de $ 50 y para transacciones mayores aún se usarán la tarjeta de débito y la de crédito. Para acceder a este servicio solo se requieren los números de la cédula y del teléfono; una acción que no demanda más de dos minutos. (O)