Las amenazas de paro ya no existen y se impone el diálogo

- 09 de enero de 2019 - 00:00

Imágenes que parecían superadas fueron expuestas en la vía pública por transportistas en defensa de sus intereses y descontentos porque creyeron que se les subiría el precio del diésel, el derivado del petróleo de mayor demanda del transporte público y terrestre.

Mientras el Gobierno Nacional mostraba toda su voluntad de diálogo y de alcanzar acuerdos, los transportistas llegaron a bloquear calles y avenidas de algunas ciudades, pero finalmente se convencieron de la voluntad democrática del Presidente de la República para mantener el precio oficial de los combustibles que tienen incidencia en el costo de los pasajes y en el transporte de mercaderías.

Así como los acuerdos con los taxistas tras la medida que bajó los subsidios a las gasolinas extra y ecopaís, con el transporte pesado y con el escolar se alcanzaron importantes puntos de entendimiento que evitarán las protestas, el cierre de vías y la alteración del orden público.

El Gobierno ratificó mediante un comunicado oficial que el precio del galón de diésel se mantiene en $ 1,037, lo cual significaba una aclaratoria al Decreto Ejecutivo 619, que era la causa de discusión y desacuerdos entre los dirigentes de la transportación.

Esta aclaratoria gubernamental tiene que ver básicamente con la disposición del Primer Mandatario de no permitir el incremento de los valores de los productos de primera necesidad, tampoco de los pasajes del transporte público.

Una medida que tiene que ver con la no afectación que eso podría significar para la clase media y los sectores de menores ingresos. La autoridad se comprometió a dar seguimiento a esta disposición para evitar la especulación y la escalada de precios al consumidor.

El precio de los combustibles se mantendrá de acuerdo con el Decreto 619, y el precio del diésel no será revisado, de acuerdo a lo que manifestaron a la prensa en diferentes espacios los ministros María Paula Romo y Richard Martínez. Las amenazas de sectores más radicales del transporte fueron apaciguadas. (O)