La Alianza del Pacífico se cuida del proteccionismo

- 25 de julio de 2018 - 00:00

La primera economía mundial, como es considerado Estados Unidos, que siempre promovió los procesos de integración, los tratados comerciales, la apertura de los mercados, ahora se presenta como un país proteccionista que pone barreras y aranceles a los productos que importa y pone en estado de alerta a otras potencias como China, que prevé una “guerra comercial”.

Esas acciones ponen en jaque también a otros bloques comerciales que buscan protegerse mediante la consolidación de bloques de integración. Es lo que hacen los países de la Alianza del Pacífico, integrada por México, Colombia, Perú y Chile que, en Puerto Vallarta, reafirmaron su vocación integracionista e invitaron a Ecuador a que se sume al bloque que genera $ 560.000 millones en exportaciones y $ 564.000 millones en importaciones.

Como para entender mejor el alcance de este bloque, fundado por esos cuatro países el 28 de abril de 2011, representa el 38% del PIB de América Latina y el 50% del total del comercio. Ecuador expresó formalmente su interés de ingresar a ese grupo como Estado asociado, en una primera etapa, hasta convertirse en socio activo. Por esa razón viajó a México una delegación liderada por el ministro de Comercio Exterior, Pablo Campana.

El funcionario expuso en el foro las acciones emprendidas por el Gobierno Nacional para atraer la inversión extranjera, el intercambio comercial, el trabajo público-privado mediante acuerdos pragmáticos. La posibilidad de que Ecuador se integre podría concretarse en el primer trimestre del próximo año; mientras tanto, la Alianza del Pacífico negocia acuerdos con potencias económicas y comerciales, como son Canadá, Australia, Nueva Zelanda y Singapur.

Frente al riesgo de una guerra comercial, el bloque latinoamericano considera que es mejor estar prevenidos. Las tensiones, especialmente entre las grandes potencias, son fuertes. Se viene una ola proteccionista que conduciría hacia posturas nacionalistas que pueden ser peligrosas para los países como el nuestro, que necesita exportar hacia nuevos mercados. (O)