El Mandatario designó a un responsable por cada cantón afectado

$ 160 millones irán a zonas de desastre

El presidente Rafael Correa solicitó a los afectados por el terremoto dejar sus casas. Ellos irán a un refugio y permanecerán allí durante meses hasta que barrios enteros nuevamente sean levantados.
19 de abril de 2016 00:00
El presidente Rafael Correa recorrió el centro de Manta la noche del domingo, luego de llegar al país procedente de Roma, en donde dictó una conferencia.
Foto: Cortesía / Presidencia de la República
Lectura estimada:
Contiene: palabras

El presidente Rafael Correa dispuso que todas las empresas envasadoras de agua del país entreguen su producción a través de las gobernaciones. “En caso de ser necesario, se dispondrá la requisición del agua embotellada necesaria para abastecer las zonas afectadas”, señala un comunicado del Ministerio Coordinador de Seguridad.

En el mismo documento se informa que el Primer Mandatario, en el marco del estado de excepción, ordenó la “movilización total” de las Fuerzas Armadas “a fin de que cumpla tareas de ayuda y rescate a la población más afectada por el terremoto”. A los intendentes y gobernadores les ordenó controlar la especulación de productos.    

“Las Fuerzas Armadas cumplirán labores de rescate, seguridad, traslado de medicinas, agua y comida hacia los sitios dispuestos por la autoridad competente”, señala el boletín del Ministerio Coordinador de Seguridad. Ese texto agrega que los centros oficiales de acopio de agua, provisiones, víveres y vituallas son en Portoviejo, el fuerte militar Manabí; en Manta estará el complejo Tohallí y en Pedernales se designó a la unidad educativa Milenium.

Correa nombró responsables de cada cantón afectado por el sismo. En Manta estará el vicepresidente Jorge Glas; para Portoviejo se designó al secretario nacional del Agua, Carlos Bernal. En Pedernales estará el ministro del Interior, José Serrano; mientras que en Jama y Canoa asumirá el mando la secretaria de la Política, Paola Pabón.

La coordinación general correrá por cuenta del titular de Defensa, Ricardo Patiño y de su colega de seguridad, César Navas. Ellos recibirán el apoyo del secretario de Gestión de Riesgos, Luis Jaramillo.

La decisión llega luego del recorrido que realizó el Mandatario por las zonas afectadas el domingo por la noche, cuando llegó al país procedente de Roma. Tras la inspección el gobernante reconoció que la reconstrucción de las zonas afectadas  será muy larga y muy costosa.

“Habrá que reconstruir Pedernales, el centro de Portoviejo, el barrio de Tarqui, en Manta; Canoa, Jama... Eso tomará meses, años y costará centenas, probablemente miles de millones de dólares”, reconoció durante una visita a Pedernales, el epicentro del terremoto. El sismo fue el más fuerte que el país ha soportado desde 1948.

El vicepresidente Glas adelantó que “hay fondos contingentes que ya se han activado: $ 300 millones para emergencias, $ 150 millones para reconstrucción porque después de esto viene la reconstrucción”. Además, el país contará con líneas de financiamiento del Banco Mundial (BM) y del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) por $ 600 millones para afrontar esta catástrofe.

La Unión Europea ya comprometió un millón de dólares para la reconstrucción. La misma cantidad ha ofrecido el gobierno de Canadá.

Correa recorrió durante todo el día las zonas del desastre. En la madrugada, tras visitar el puerto de Manta, acudió al hospital Verdi Cevallos de Portoviejo. También visitó los barrios de Tarqui y La Dolorosa.

En su inspección, el Presidente observó las tareas que hacen los bomberos y rescatistas. En cadena nacional afirmó que la prioridad en este momento es salvar vidas humanas. “La voluntad de nuestra gente superará estos momentos difíciles”.

Correa lamentó que muchos edificios se derrumbaron “por mala construcción” y pidió que el país aprenda de esta dolorosa experiencia. “Muchos edificios se derrumban por mala construcción. Nadie quiere eludir responsabilidades, pero esa responsabilidad es sobre todo de los gobiernos locales”.  

Hay damnificados que se rehúsan a alejarse de sus casas en mal estado para alojarse en albergues. “Entendemos esa situación, pero no puede perdurar en el tiempo.

Después de algunos días tendrán que dirigirse a los refugios que, insisto, son temporales, pero de mediano plazo, ocho meses, un año, porque hay que derrumbar esas estructuras que están en mal estado y reconstruir nuevas viviendas, talvez nuevos barrios para las familias que perdieron sus casitas, sus departamentos”, reseñó.

Correa también se quejó de los rumores que circulan en las redes sociales o en mensajes de texto, como supuestas alertas de tsunami, caída de edificios o que vendrá un sismo mucho más fuerte. El presidente pidió a la población no creer esos datos y confiar solamente en las fuentes oficiales. A los periodistas llamó a no reproducir esas versiones. (I)

DATOS

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, reconoció la respuesta del Gobierno de Ecuador ante las afectaciones causadas por el devastador terremoto que el sábado golpeó al país sudamericano.

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, manifestó la preocupación de la ciudad, hogar de unos 140.000 ecuatorianos, por el terremoto en Ecuador y aseguró que sus servicios ya trabajan para canalizar ayuda. “El violento sismo que sacudió el sábado a Ecuador se está sintiendo aquí en Nueva York, hogar de unos 140.000 neoyorquinos ecuatorianos. Sabemos que están muy preocupados por sus seres queridos, como lo estamos nosotros”.  

Mientras que la precandidata presidencial por el partido Demócrata de Estados Unidos, Hillary Clinton, escribió en Twitter que “nuestros corazones están con los ecuatorianos y las familias que perdieron a seres queridos en el terremoto de ayer”.

El presidente de El Salvador, Salvador Sánchez, escribió “unidos en solidaridad en estos momentos difíciles, reciban todo nuestro cariño #FuerzaEcuador”.

-------------------------------------

El Gabinete ampliado se reunió ayer en el Palacio de Carondelet

Ejecutivo efectuará un desembolso de $ 160 millones para las zonas afectadas

Un presupuesto de $ 600 millones tiene Ecuador para los casos de contingencia. De ahí que el Ministerio de Finanzas solicitó un primer desembolso de $ 160 millones que serán empleados para atender los daños causados por el terremoto del sábado pasado, en 6 provincias del país.

Ese fue el anuncio de Fausto Herrera, ministro de Finanzas, durante el gabinete ampliado que se realizó ayer en el Palacio de Carondelet, en presencia de autoridades del Ejecutivo.  

El funcionario informó que el Gobierno dispuso la transferencia de $ 43 millones a los Gobiernos Autónomos Descentralizados de Manabí para asistir a los damnificados y las zonas afectadas.

El Ministro explicó que previo a la asignación se cancelaron los valores pendientes en la provincia. “Ahora están pagados completamente y tendrán recursos para afrontar esta emergencia”, reiteró.

Otro punto que se abordó en el gabinete fue el empleo de planteles educativos para albergar a las familias afectadas.

Sobre ese aspecto el ministro de Educación, Augusto Espinosa, indicó que se realizó una primera evaluación y se determinó que alrededor de 100 unidades educativas tienen afectaciones entre leves y medianas.   

Luego de ese balance se conocerá qué instituciones educativas podrán ser empleadas para recibir a las personas afectadas y, de ser el caso, se anunciará en qué instituciones se podrán iniciar las clases. En la Costa los estudiantes están de vacaciones.  

Pedro Solines, secretario Nacional de la Administración, presidió la reunión en la que el presidente Rafael Correa participó mediante videollamadas.

Solines explicó que actualmente hay un contingente de 10 mil soldados que se encuentran en labores de rescate, mientras que 3.500 policías están en operaciones en dichas zonas.

Solines advirtió que en la reunión se creará un Comité Ejecutivo liderado por el Ministerio de la Producción para canalizar la ayuda humanitaria del sector privado a las zonas afectadas y las acciones por parte de los organismos pertinentes.

Está previsto que en este comité también participe el Ministerio de Salud Pública (MSP) y otras 2 secretarías de Estado.

Vinicio Alvarado, ministro Coordinador de la Producción, destacó el apoyo y respuesta por parte de la ciudadanía y de la empresa privada. Señaló que el sector productivo puso su contingente para apoyar a las víctimas. “Este comité va a permitir una labor más eficiente en el traslado de estas ayudas”, dijo, tras mencionar que se ha recibido todo tipo de colaboración, especialmente maquinaria para remover los escombros.

El secretario de la Administración indicó que el gabinete sesionará permanentemente para dar insumos al presidente Correa y al vicepresidente, Jorge Glas, quienes se encuentran en un recorrido en las provincias afectadas por el movimiento telúrico de 7,8 grados que afectó las zonas costeras del país. (I)

Te recomendamos

Las más leídas