Zonas de milagro siguen anegadas a pesar de que bajó el nivel del agua

SGR: las lluvias provocan daños en 18 provincias

- 09 de marzo de 2016 - 00:00
La casa de Ezequiel Chóez, en el recinto Cascajal, permanecía anegada ayer tras la lluvia del viernes pasado.
Foto: Miguel Castro / El Telégrafo

Al menos 7.225 personas han sido afectadas, la mayoría está en Esmeraldas. Recintos de Naranjal reportan pérdidas.

Los cultivos de arroz, caña de azúcar y cacao son los principales afectados en 15 recintos de la parroquia Taura, del cantón Naranjal, tras las precipitaciones registradas el pasado fin de semana.

Aunque han pasado 4 días desde la última lluvia, el nivel de agua aún se mantiene dentro de algunas casas en sectores como El Mate, Cascajal, Santa Rosa de Flandes, entre otros.

Las pérdidas aún no han sido cuantificadas por hectáreas de sembríos; pero los datos están siendo levantados, según Johnny González, presidente del recinto Pocos Palos. “Estimamos que hay varios cientos de hectáreas perdidas”.

El arroz, por ejemplo, requiere de 4 meses para la cosecha, pero en algunos casos la gramínea estuvo apenas 2 meses sembrada antes de que se dieran las inundaciones. “Los productos son enviados hasta los cantones Milagro y Yaguachi para su manufacturación y distribución”, comentó Rogelio Díaz, jornalero del recinto El Mirador.

Él tampoco tiene una idea de cuánto se devastó en la parroquia Taura. En el sitio donde trabaja, calculó que se destruyeron 32 hectáreas de arroz. Mientras que la familia de Ezequiel Chóez, en el recinto Cascajal, no solo perdió 5 hectáreas de arroz, sino también animales de granja como gallinas y cerdos.

Su vivienda, hasta ayer en la mañana, permanecía anegada pese a que levantó un pequeño relleno de cascajo y piedras, para evitar el ingreso de agua.

Al no poder entrar, pasa sus días en una improvisada choza al pie del único camino vecinal de la zona. “Hemos solicitado apoyo a la Junta Parroquial de Taura y aún no se hacen presentes”, afirmó Chóez.

Las acciones de contingencia ya fueron tomadas y se comenzó a visitar las zonas afectadas por el desborde de los ríos Bulubulu y Las Culebras, afirmó Irene Martínez, secretaria de la Junta Parroquial de Taura.

La reparación de caminos y atención de brigadas de salud son parte de las medidas implementadas. “El COE (Comité de Operaciones de Emergencia) cantonal está activado desde el viernes pasado”.

Los recintos La Zanja, El Gallinazo y Pocos Palos, donde habitan unas 800 familias, quedaron aislados tras el desbordamiento del río Bulubulu. En el sector existe un proyecto multipropósito y uno de sus objetivos es prevenir inundaciones.

Sin embargo, Carlos Bernal, secretario nacional del Agua, aseguró que sin la obra, los desastres pudieron ser mayores. En cantones cercanos como Milagro y Jujan los problemas por los anegamientos persisten.

Si bien las aguas han bajado de nivel en el primero de estos, aún hay barrios como San José, donde los habitantes deben ingresar en lanchas o balsas construidas por ellos.

En Jujan, el Municipio activó el Comité de Operaciones de Emergencia (COE). Aquí el desbordamiento del río Amarillo trajo problemas en sectores como El Chongonal y el recinto Amarillo. A pesar que los campesinos colocaron sacos de arena para detener el agua, su esfuerzo fue en vano.

En Latacunga, donde no llovía hace varias semanas, un chaparrón causó estragos. Seis casas quedaron inundadas y cerca de 6 kilómetros de carretera presentan daños.

Un reporte de la Secretaría de Gestión de Riesgos (SGR) indica que hay 7.225 personas afectadas por el invierno en 18 provincias. De ellos 3.766 están en Esmeraldas, 572 en Manabí, 394 en Los Ríos, 1.042 en Guayas y 875 en El Oro. (I)

------------------------------------------------------------------------

Abierta vía que une a El Oro y Azuay

Problemas siguen en Esmeraldas y Santo Domingo

Maquinarias de distintas entidades lograron habilitar 5 de las 8 vías interrumpidas por los deslaves en Santo Domingo de los Tsáchilas. Los trabajos continuarán y se prevé que en las próximas horas todos los caminos estén habilitados, manifestó el prefecto, Geovanny Benítez.

El servicio de agua potable continúa suspendido en la capital provincial hasta que baje la turbiedad del río Lelia.

En Esmeraldas, la carencia del líquido se prolongaría 2 días más, una vez que se realicen los trabajos emergentes, para asegurar la tubería de conducción de 800 milímetros que se encuentra en riesgo de ser arrasada por los aludes en el cerro El Gatazo. Por la creciente de los ríos en Quinindé, unas 60 viviendas se inundaron. El Comité de Operaciones de Emergencia (COE) cantonal monitorea la situación.

En la parroquia Concepción, norte de la provincia, se reportó la afectación de unas 60 casas ubicadas a orillas del río Bogotá. Mientras, la rotura de una tubería en Sarayunga, cantón Pucará, provincia del Azuay, fue superada ayer.

Asimismo, el tráfico desde Santa Isabel hasta el cantón Pasaje (El Oro) se reactivó por este lugar. El Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) intervino con su maquinaría y personal, informó la Dirección de Gestión de Riesgos.

De esta manera, los conductores ya no deben ir por vías alternas para llegar a Machala o Cuenca.

En los últimos días hubo un aumento de precipitaciones en la zona oriental y occidental del Austro. Los aguaceros cayeron en Paute y Sevilla de Oro, así como en Molleturo, Santa Isabel y Pucará. Hubo reportes de derrumbes que no incidieron en el tráfico. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: