El relleno sanitario sigue sin solución en la capital

- 08 de julio de 2020 - 00:00
EL basurero, ubicado a 45 km de Quito, fue declarado en emergencia a finales de junio por el riesgo de colapso
Jhon Guevara / ET

Un primer proceso para la construcción de un nuevo cubeto se declaró desierto el 1 de junio. La emergencia del vertedero se declaró el 26 de junio.

La opinión pública conoció la crítica situación del relleno sanitario de El Inga, en Quito,  a inicios del mes de junio.

Esto condujo a la salida de Hernán Alvarado de la gerencia de la Empresa Metropolitana de Gestión de Residuos Sólidos (Emgirs), institución encargada del manejo de este vertedero.

En un diálogo previo con Xavier Sinche (09-06-2020), actual gerente de la empresa, aseguró que se darían dos primeras acciones emergentes para evitar el colapso.

En primer lugar seguir el proceso de licitación del cubeto 10, iniciada por la administración anterior.

En el portal de Compras Públicas (Sercop), el proceso de licitación para el nuevo cubeto se lanzó el uno de junio de este año, y se declaró desierto sin que, hasta el cierre de esta edición, se publique un nuevo proceso.

En segundo lugar, aseguró  Sinche, se buscaría una nueva empresa para que cumpla con el tratamiento permanente de lixiviados, que se generan por la descomposición de los desechos.

Hasta el cierre de esta edición, en el portal de compras públicas, el único proceso iniciado por la actual administración es para el servicio de asistencia técnica y dotación de repuestos para equipos e instalaciones de la planta de tratamiento de desechos sanitarios para el período 2020, publicado este uno de julio.

La posibilidad de que se produzca una filtración de lixiviados, fluido altamente tóxico, hizo que el relleno sanitario de El Inga sea declarado en emergencia el 23 de junio.

 La mañana de ayer, el gerente de Emgirs debía explicar los avances “en las acciones sobre la situación actual” del vertedero, en el Concejo Metropolitano; sin embargo, la sesión virtual se cerró pasadas las 16:00 sin que Sinche expusiera su informe.

Daniel Hidalgo, docente de Ingeniería Ambiental de la UDLA, explica que una filtración, o peor aún, un desborde de estos fluidos contaminantes, provocaría graves daños al ecosistema y por ende a la comunidad aledaña.

Además, al encontrarse cerca de un recurso hídrico, se debe tener mucha más urgencia para resolver los riesgos latentes. (I)

Las políticas públicas deben enfocarse en reducir la producción de desperdicios.

La corresponsabilidad otra vez es clave para una solución
”No hay un reciclaje infinito, lo clave es la reducción de residuos” asegura el docente de Ingeniería Ambiental de la Universidad de las Américas (UDLA), Daniel Hidalgo. Esto en referencia al problema de los desechos sólidos, que afecta no solo a nuestro país. Ejemplos en el mundo sobre cómo cumplir este objetivo hay muchos, asegura Hidalgo; acciones que van desde la capacitación a la población, el fomento del trabajo de los recicladores primarios, la entrega de incentivos por la reducción de residuos, hasta medidas más extremas. En Europa, por ejemplo, se debe pesar la basura y pagar para que se la lleven, de acuerdo con el volumen de los desechos. La política pública para controlar la generación es esencial pero deben ser consensuadas con la población en general. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP