Benefactor entregó a una vecina de Cali los boletos del tour a Ecuador

- 17 de agosto de 2018 - 00:00
Foto: Archivo / El Telégrafo

Según autoridades policiales, el bus ingresó al país por Lago Agrio, Sucumbíos, y sin permiso de circulación. Un procesado por presunta muerte culposa está en prisión; 21 de los extranjeros fallecidos están identificados.

El paseo que terminó con la vida de 23 personas, en la vía Pifo-Papallacta, fue un regalo, pero aún no se determina de quién. La mujer que, según sobrevivientes, voceó en un barrio de Cali (Colombia) la oportunidad de viajar sin gastar continúa hospitalizada y no ha revelado la verdad.

Este misterio, sumado al hecho de que el bus no contaba con los permisos para realizar viajes internacionales y otras irregularidades más, levanta sospechas.

Carlos Alulema, director de la Policía Antinarcóticos de Ecuador, señaló que por el perfil de riesgo se investigará si existe otra actividad ilegal ligada al crimen organizado.

Una de las piezas que no encaja es que el bus ingresó a Ecuador por Lago Agrio (Sucumbíos). “La ruta por lo regular es por Tulcán (Carchi). Las distancias son muy grandes”.

El oficial indicó que se dispuso el registro minucioso del micro, “porque cuando se trafican drogas o armas lo hacen en compartimientos ocultos, difíciles de acceder”.

María Cristina Tabárez dijo a diario El Tiempo de Colombia que viajaría con su hija, pero no lo hizo por inconvenientes de última hora. Una amiga le comentó que el paseo era detalle de un señor que por cada cuatro viajes, regalaba uno.

El medio de comunicación publicó que “todavía no se conoce al benefactor” y que una mujer era quien invitaba.

“Lo único que sabemos es que todo era gratis. El bus, la comida y el alojamiento. Lo que se dice es que alguien que trabaja en una agencia de viajes recibió de su patrón un regalo que consistía en disponer el bus y los gastos”, explicó Fanny Carmona, líder social del barrio El Guabal, donde habitaban varias víctimas.

Prisión preventiva para chofer

El hombre que supuestamente conducía el bus es uno de los 23 fallecidos. Sin embargo, otro ciudadano que también manejó quedó con prisión preventiva por el delito de muerte culposa, tipificado en el art. 377 del Código Orgánico Integral Penal (COIP).

El procesado es el colombiano Cristian Andrés P. S., de 29 años, durante la audiencia reveló que manejó seis kilómetros antes de que ocurriera el percance, pero que luego de parar en una gasolinera tomó el volante Byron F. O.

La muerte culposa es sancionada con pena privativa de la libertad de uno a tres años. Sin embargo, puede aumentar de tres a cinco años si hubo exceso de velocidad; se inobservaron leyes, reglamentos, regulaciones técnicas u órdenes legítimas de las autoridades o agentes de tránsito, entre otras.

Cristian indicó, en la diligencia, que el bus en el que viajaban se dañó en Colombia poco después de empezar el viaje, un desperfecto en el embrague. Por esta razón estuvieron parados tres días y algunos pasajeros prefirieron regresar a sus poblados.

Martha Londoño declaró que Byron gritó que se quedó sin frenos y soltó el volante, entonces Cristian intentó ayudarlo a controlar la marcha, pero no pudo.

Estado de los heridos

Cinco de los sobrevivientes del accidente, ocurrido el pasado martes, están estables, así lo confirmó, la mañana de este jueves 16 de agosto, Álex Robalino, gerente de especialidades del hospital Eugenio Espejo.

Indicó que, el día del accidente, recibieron a cuatro pacientes: tres colombianos, un venezolano y, posteriormente, un ecuatoriano que fue transferido del hospital de Calderón. La mayoría sufrió politraumatismos y fracturas a nivel de la región facial, miembros superiores e inferiores. “Ahora, se encuentran en hospitalización. Además, cuentan con apoyo sicológico”, dijo Robalino.

También se han comunicado vía telefónica con los familiares de los pacientes a través de las embajadas. Se espera que en una semana les den el alta.

Cuerpos identificados

En Medicina Legal fueron identificados 21 de los extranjeros fallecidos. Los venezolanos, que ya habían sellado el pasaporte andino, se subieron al bus de los colombianos en un sector de Ecuador. Así dijo Víctor, sobreviviente del accidente.

El joven venezolano tramita la repatriación de tres de sus familiares que murieron en el siniestro de tránsito. Espera que sean devueltos a sus familias sin ser cremados. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: