Los afectados por la pandemia sacan provecho de sus talentos

- 29 de junio de 2020 - 00:00
Cinthia utiliza la cocina de su casa para preparar los platos que ofrece por redes sociales. A cada receta le agrega un toque personalizado de sabor.
Cortesía @los3Cerditos.ec

La oferta de platos típicos a domicilio ha sido una alternativa que muchos han tomado para generar ingresos durante la emergencia. Otros emprendimientos debieron modificar su actividad.

Ante la adversa situación económica y laboral provocada por la pandemia de coronavirus, que tiene al país en emergencia sanitaria  desde el 16 de marzo, muchas personas han optado por hacer uso de sus mejores talentos para sustentar -al menos parcialmente- sus hogares y gastos.

Cinthia Herrera es parte de uno de estos casos. “Pocos días antes de que inicie la cuarentena había cambiado de trabajo. Con todo lo que pasó, la empresa decidió no renovarme luego de los tres meses de prueba y quedé sin empleo.

Ya tenía creada una cuenta de Instagram llamada @los3creditos.ec, que inicialmente era para publicar opiniones de restaurantes con mi novio y mi cuñada. Como no se podía salir y no tenía trabajo, a mi novio se le ocurrió la idea de vender comida a mis amigos, que siempre me felicitaban por mi sazón.

Inicié vendiendo caldo de bola, luego lasaña y la semana siguiente cebiche. Gracias a Dios me ha ido bien, he podido ganar dinero haciendo algo que amo”, relató.

Según ella, sus primeros clientes fueron sus amigos y familiares, pero cada vez va consiguiendo más referidos y aumentando sus ventas. “También publico los platos que hago en casa, para que la gente me dé retroalimentación sobre qué plato desean que prepare”, concluyó.

Ingresos secundarios se volvieron esenciales
Para Patricia Macías, que ya tenía consolidado su emprendimiento Festijuegos Animación & Decoración, la pandemia la obligó a priorizar servicios que antes consideraba complementarios, pero que ahora tienen gran demanda.

“Mi actividad principal es de organización y animación de fiestas y eventos, pero con la cuarentena me cancelaron unos 10 eventos que incluso ya me habían pagado. En esos días también fue el cumpleaños de mi mamá, le hice un arreglo y lo publiqué

“Al no poder hacer eventos, para el Día de la Madre decidí probar suerte. Un día antes contacté a una amiga y le ofrecí mis arreglos y me dijo que quería cuatro, ella le contó a una amiga que me pidió otro y así conseguí varios clientes en un solo día.

Para el Día del Niño, ofreciendo con anticipación, me llegaron pedidos de dos docenas, otros de cuatro o cinco. Para el Día el Padre tuvimos gran acogida. Hay que adaptarse a la situación y también hay que adaptar los precios a la situación”, destacó. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Tags:
Enlace corto:
Medios Públicos EP