Ecuador, 26 de Mayo de 2022
Ecuador Continental: 12:34
Ecuador Insular: 11:34
El Telégrafo
Comparte
Militares rescatados en la comunidad de Nizag, en la provincia de Chimborazo.
Militares rescatados en la comunidad de Nizag, en la provincia de Chimborazo.
Foto: Cortesía FF.AA.

Militares retenidos en Nizag fueron evacuados luego de dos días

Una patrulla de 47 militares fue evacuada la tarde de este lunes 7 de octubre, por vía aérea, de la comunidad de Nizag, en la provincia de Chimborazo, luego de permanecer por más de dos días retenidos y aislados por grupos de indígenas de la zona.

Los 9 oficiales y 38 voluntarios de la institución fueron retenidos cerca de las 05:40 del sábado 5 de octubre, cuando escoltaban un convoy con insumos que salía de Riobamba con destino a Cuenca.

Los dirigentes de la comunidad indicaron que la retención se dio porque los militares actuaron con violencia contra los habitantes de la zona que se encontraban protestando contra las medidas económicas anunciadas el pasado martes 2 de octubre por el Gobierno.

Los militares, en cambio, aseguraron que fueron los indígenas los que atentaron contra sus vidas, pues los atacaron con palos, machetes y piedras, por lo que tuvieron que responder con gas lacrimógeno.

Luego de retenidos, fueron llevados hasta la comuna, donde en primera instancia pretendían someterlos a la justicia indígena. Finalmente no ocurrió, aunque tuvieron que pernoctar en el lugar en contra de su voluntad.

Un grupo de cinco policías que se había acercado al sitio con el afán de lograr la liberación de los militares también terminó retenido.

El domingo 6 de octubre, luego de una videoconferencia con la gobernadora, Luisa Loza Valverde, los indígenas resolvieron liberar a militares y policías, quienes retomaron su camino.

Sin embargo, al salir de la zona se encontraron con otra comunidad indígena que rechazaba la liberación de los militares (los policías no tuvieron inconvenientes para abandonar el lugar) intentó retenerlos nuevamente, esta vez en la comunidad de Zunag.

Por tal motivo, los soldados se vieron obligados a regresar a la zona de donde fueron liberados. Ahí tuvieron que pernoctar, esta vez bajo el buen trato de los habitantes, que les ofrecieron alimentos y bebidas.

Durante la noche, varios grupos indígenas bajaron a peinar la zona para hallar a los militares. Su consigna era someterlos a malos tratos como muestra de malestar contra el Gobierno.

Aproximadamente a las 14:36, un helicóptero de la Aviación del Ejército aterrizó en una pista improvisada en una llanura de la zona, para proceder a la evacuación.

Tras el rescate, los uniformados fueron llevados a la ciudad de Guayaquil. (I)

Contenido externo patrocinado