El cantautor Hugo Idrovo ratifica apoyo al gobierno

"Las infamias que se han dicho no merecen réplica"

- 21 de enero de 2016 - 00:00
El cantautor guayaquileño, Hugo Idrovo, tiene 40 años de carrera y actualmente se desempeña como Director del Ministerio de Cultura en Galápagos.
Foto: Archivo/ El Telégrafo

A través de redes sociales se criticó su intervención en la celebración de los 9 años del Gobierno de Correa.

El cantautor ecuatoriano Hugo Idrovo ratificó ayer su respaldo al “proceso revolucionario del cual soy un comprometido soldado y avanzaré con Rafael Correa hasta que él tenga fuerzas”.  

Tampoco está afectado por los comentarios -muchos anónimos- difundidos en las redes sociales que criticaron su discurso en el evento de celebración por los 9 años de Gobierno, donde dijo: “Soy borrego y no lo niego porque borro aquello que nos sumió en la miseria”.  

“Créame, estoy muy tranquilo porque hay mucha dicha familiar y paz en mi corazón como para que me afecten todas las infamias que se han dicho, no merecen réplica”, sostuvo el autor de Niña Mala, A Montañita y Promesas Temporales.

Al guayaquileño de 58 años  le sorprende “hasta qué punto se sintieron tan dueños, propietarios y custodios del derecho al insulto peyorativo de la palabra borrego que, cuando un trovador de mi experiencia, de quien también se creían propietarios como el que los entretenía y les cantaba los temas que siempre quisieron oír,  se apropia del insulto y lo revierte en su contra, y lo vuelve un símbolo del proceso revolucionario que apoyamos (...), se genera un  sentimiento macabramente potente que solo pueden transformar en odio y violencia”.   

Quienes intentan desprestigiar sus 40 años de carrera artística y de trabajo comunitario con los grupos más vulnerables de Galápagos con  “infamias”, evidencian, que “nos enfrentamos a fuerzas demasiado mediocres, bajas de condición espiritual y pobres intelectualmente”, sostiene, tras anunciar que pronto saldrá su nuevo tema Dale con todo ecuatoriano.   

Rechaza que un sector de la prensa haya pretendido demostrar que “he vendido mi conciencia porque estoy bien pagado” al aceptar un cargo en el Ministerio de Cultura para desprestigiar al Gobierno. “Me inhibo de responder siquiera de manera globalizada lo que se escribe en ese mundo ficticio e imaginario de las redes sociales, donde la cloaca espiritual campea a sus anchas por 10 minutos de gloria”. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: