En Guayaquil no hay dónde botar los escombros

- 23 de abril de 2019 - 00:00
En una peatonal sin pavimentar del norte de Guayaquil, habitantes del bloque 21 de Flor de Bastión protestaron por la presencia de desperdicios de obra.
Fotos: cortesía de David Guerrero

El consorcio Puerto Limpio identifica sitios en el norte y sur de la ciudad. Sin embargo, la ciudadanía cuenta solo con tres puntos para disponer desechos de construcción.

El problema se extiende por casi kilómetro y medio de una peatonal del bloque 21 de Flor de Bastión. Pilas de piedras, trozos de madera y fierros que se mezclan con desechos orgánicos como cáscaras  de coco y otras frutas.

Es un problema que lleva aproximadamente seis meses, afirman los habitantes de este populoso sector ubicado al noroeste de Guayaquil.

Aunque no es el único inconveniente de esta índole. El consorcio Puerto Limpio reconoce que reciben denuncias sobre los sitios que han sido tomados como botaderos para materiales de construcción.

Entre los puntos están, hacia el norte de la vía Perimetral, La Prosperina, Colinas del Sol, El Fortín, El Fortín de la Flor, La Florida, Colinas de la Florida, Flor de Bastión, Socio Vivienda, Sergio Toral 1 y 2, Voluntad de Dios, Monte Sinaí, La Carolina y 12 de Octubre.

Mientras que hacia el sur, están identificados botaderos en La Fragata, Floresta, La Pradera, Sopeña, Coviem, Isla Trinitaria, Los EsterosGuasmo (Coop. Unión de Bananeros y Miami Beach).

Además existen denuncias en lugares transitados como la entrada a los túneles San Eduardo, vía Perimetral, vía a Daule y las avenidas Casuarina, 25 de Julio, Pío Jaramillo, Domingo Comín, Adolfo H. Simmonds, Abdón Calderón, Raúl Clemente Huerta y Eduardo Solá Franco.

En el caso del bloque 21 de Flor de Bastión, los moradores comentan que desde el año pasado notaron que personas, a bordo de vehículos pesados, llegaban hasta el sitio con la intención de botar cascajo y pedazos de madera.

“Nosotros no les permitíamos... Pero nos descuidamos y mire cómo dejan”, lamentó Alicia de López, una adulta mayor del sector.

Sobre el origen de los desperdicios, los vecinos aseguran que los vehículos (camionetas y volquetas) llegan desde sectores del norte que conectan con la vía a Daule y Perimetral. Sin embargo, no han tenido cómo registrar las respectivas placas.

Como parte de las acciones presentadas, los moradores realizaron una denuncia por escrito al Cabildo.

La vocera de Puerto Limpio, Karla Aguas, conoció in situ la situación detectada en Flor de Bastión y ofreció remediar la situación.

Sin embargo puntualizó que contractualmente el consorcio no puede proceder con la recolección, traslado y disposición de restos de construcciones. “Estamos esperando una autorización del Municipio para retirar este tipo de desechos”, dijo Aguas.

Para el desalojo de estos materiales, se debe acudir a la municipalidad, cancelar una tasa de $ 2 e ingresar un pedido por escrito. Posteriormente, personal del Cabildo inspecciona para determinar el tipo de desperdicios y la cantidad.

El usuario deberá cancelar el costo por tonelada en las cajas recaudadoras de la Alcaldía. Finalmente, se coordina con Puerto Limpio el desalojo de los escombros.

Los ciudadanos también tienen la opción de deshacerse de estos materiales, sin costo. Gustavo Zúñiga, director de Aseo Cantonal, explicó que los desechos que pesen menos de 4 metros cúbicos pueden ser llevados a los centros de acopio del Cabildo en Mucho Lote 1 y 2.

Si la cantidad sobrepasa los 4 metros cúbicos, se cancela un valor  que oscila entre los $ 25 y $ 27 por tonelada (1.000 kilos).

Adicionalmente, Aguas comentó que en Mucho Lote 2, el consorcio maneja un centro de acopio que recepta los restos de construcciones. “También para dejar desechos de gran tamaño como anaqueles, colchones, etcétera”, indicó.

A diferencia de los puntos manejados por el Municipio, en el sitio que administra Puerto Limpio no se paga ningún valor por dejar los desechos. Solo se toma registro del conductor, vehículo y tipo de restos que transporta.

Aguas recalcó que el consorcio administra 12 centros de acopio pero solo uno cuenta con capacidad para receptar estos desperdicios.

Materiales ferrosos y no ferrosos, planchas de yeso, madera, vidrio, bloques, cerámica, material pétreo, hormigón simple, desechos de plantas, cascote y tierra removida conforman la lista de los despojos que, bajo contrato, no pueden ser recogidos por Puerto Limpio en forma directa.

La multa por depositar este tipo de escombros en lugares no autorizados es del 125 % del salario básico ($ 492,50). (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: