Gobierno alista un plan integral posinvierno

- 28 de marzo de 2019 - 00:00
Foto: Mario Egas / El Telégrafo

La Vicepresidencia de la República apunta a medidas preventivas en el sector salud y solicitó cálculos provisionales para la entrega de ayuda.

El vicepresidente de la República, Otto Sonnenholzner, considera que “hasta que no baje el agua es difícil valorar totalmente las pérdidas” que deje la temporada de lluvias en el país.

El Segundo Mandatario, desde el lunes 25 de marzo, lidera oficialmente el Comité del Servicio de Gestión de Riesgos y Emergencias por encargo del presidente de la República, Lenín Moreno. Sin embargo, monitorea y coordina las tareas de atención a la infraestructura y personas afectadas.

El sábado último recorrió, en compañía de otros funcionarios estatales, el barrio Osorio y demás zonas afectadas por el aluvión ocurrido un día antes en el noroccidente de Quito.

Ese día escuchó los requerimientos de los moradores y reiteró que la comunidad es la prioridad del Gobierno Nacional. “Coordinamos todas las acciones pertinentes para preservar la vida de los ciudadanos; todos han sido atendidos y evacuados oportunamente”, manifestó.

El lunes 25 de marzo recorrió varios sectores de la provincia de Los Ríos, una de las seis del país declaradas en alerta naranja para atender a los afectados por el invierno.

De estos recorridos, Sonnenholzner concluye que el territorio fluminense es el más afectado, hasta el momento, por el temporal que duraría hasta abril.

Apunta la existencia de dos problemas básicos para alcanzar una atención óptima 100% a la población.

El primero, son las dificultades de acceso a ciertas zonas inundadas y afectadas por daños a vías de acceso e infraestructura.

El segundo, a su juicio más complejo, es la negativa de las personas de abandonar sus hogares por temor de lo que pueda ocurrir con sus pertenencias.

“Hemos pedido que por lo menos nos permitan retirar, en coordinación con las Fuerzas Armadas y Policía, a los menores de edad, mujeres embarazadas y adultos mayores, porque ponen en riesgo su integridad”.

En su visita a Los Ríos, el Vicepresidente verificó que se cumplan los protocolos de atención a los damnificados, los que establecen que, primero, se atienda la integridad física y la salud de las personas. Y después otras necesidades, como alimentación y hospedaje adecuados.

Sobre esto último, sostuvo que visitó personalmente los albergues habilitados y que se encuentran en perfectas condiciones para acoger a las personas que requieran.

Sonnenholzner explicó que, actualmente, “se organiza la aplicación de un plan integral posinvernal una vez que bajen las aguas”.

El Gobierno apunta, en primer término, a prevenir y combatir las enfermedades, como dengue y chikunguña, que proliferan en la época invernal.

Para ello, se organiza una campaña de comunicación para que los ciudadanos sepan cómo evitar este tipo de enfermedades. Este elemento irá acompañado de campañas de fumigación y erradicación de criaderos de mosquitos.

En otra fase que se trabaja es en la reparación inmediata de escuelas y centros de salud, además en vías afectadas. Tampoco se descuidará la recuperación económica de quienes han perdido sus cultivos. El área productiva afectada se calcula en 13.000 hectáreas.

Para establecer las necesidades del plan, el Vicepresidente pidió a los ministerios de Inclusión Económica y Social, Salud y Vivienda que calculen provisionalmente los requerimientos. No obstante, el Segundo Mandatario insistió en que se tendrá un panorama total de los recursos necesarios cuando termine el invierno.

El Servicio Nacional de Gestión de Riesgos (SNGR) divulgó las acciones tomadas en los últimos días, especialmente en Los Ríos, aunque también se apoyaron muchas comunidades de otras provincias del Litoral.

En la provincia fluminense se instalaron puestos de mando unificado en Baba y Vinces, para coordinar la atención integral con las Fuerzas Armadas. Mientras que en Pueblo Viejo, con apoyo de organizaciones no gubernamentales (ONG), se entregó asistencia humanitaria a las familias afectadas por el invierno.

En Esmeraldas se continuó con atención a familias en el sector Pianguapi 2, en la Isla Luis Vargas Torres, donde se desbordó el río Esmeraldas. Se entregó ayuda a damnificados de la parroquia Riochico, de Portoviejo (Manabí) y, también, en la ciudadela El Nazareno en el cantón Santa Rosa (El Oro).

Según el SNGR, tienen un presupuesto de aproximadamente $ 300.000 para atender las emergencias del país. Adicionalmente, cuentan con el apoyo de las ONG, de los gobiernos autónomos descentralizados y del Gobierno Nacional que, a su vez, recibe apoyo extranjero. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: