Gobierno garantiza condiciones básicas en albergues oficiales

- 21 de mayo de 2016 - 12:40
El Jefe de Estado se refirió a los esfuerzos gubernamentales para entregar servicios mínimos de agua potable, alimentación, energía eléctrica, atención médica, en los albergues.
Foto: Archivo / El Telégrafo

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, señaló que hay 19 albergues oficiales, los que ya fueron consolidados y en ellos permanecen 11.000 damnificados por el terremoto del pasado 16 de abril. Garantizó las condiciones básicas de vida en estos refugios que llegarán a 26 en total próximamente.

El Mandatario explicó que, tras las réplicas fuertes del miércoles, los albergues se desbordaron. "La gente ya había regresado a sus hogares, porque hay mucha gente que no ha perdido su hogar, pero por temor a dormir bajo techo fueron a los albergues. Entonces ya se estaban consolidando los albergues para la gente que sí había perdido sus casas, pero con los temblores la gente regresó a sus albergues, se nos desbordaron, tuvimos problemas de suministros, etc.", dijo. 

Correa comentó que la actividad turística en la costa comenzaba a recuperarse cuando se dieron las réplicas más fuertes del miércoles y golpearon otra vez al sector del turismo, actividad económica fundamental de una provincia como Esmeraldas.

Debido a esta situación, el Mandatario confirmó su decisión de incluir a esa provincia en su totalidad en la Ley Solidaria y de Corresponsabilidad Ciudadana por las Afectaciones del Terremoto, recién aprobada por la Asamblea para ayudar a los damnificados de esa tragedia.

La normativa crea mecanismos de financiamiento para propiciar la reactivación productiva y ayudar a reconstruir la infraestructura de los territorios más afectados.

El jefe de Estado ratificó la disposición gubernamental de construir casas para los damnificados pero en terrenos adecuados, y recomendó acudir mientras a los albergues oficiales, donde todas las necesidades básicas están garantizadas: carpas, servicios elementales, baños, comedores y energía eléctrica, entre otros.

Las carpas, donde viven las familias damnificadas, fueron donadas por el gobierno chino y Acnur, a quienes Correa agradeció por su apoyo. También lo hizo con el Fondo Internacional de Alimento por su aporte.

Indicó que con el tiempo los albergues improvisados deberán desaparecer "y esas personas o vuelven a sus casas o van a los albergues oficiales", debido a que hay que garantizar la seguridad del sitio. 

El Presidente señaló que no se entregarán carpas en las zonas urbanas donde su instalación podría generar problemas de movilidad para los programas de reconstrucción, no así en localidades rurales, y aseveró que "el mejor lugar si hay una réplica es estar en el campamento", donde los suelos han sido compactados y no existe el riesgo de que una casa pueda colapsar y caerle encima a las personas.

El Mandatario ratificó la existencia del plan ‘Cobija para todos’ a partir del Registro Único de Damnificados, para la edificación de viviendas con la modalidad de copago y 36 meses de gracia, para quienes perdieron sus hogares a causa del terremoto, que dejó 660 muertos y más de 4.000 heridos, además de pérdidas cuantiosas a la infraestructura de varias provincias de la costa ecuatoriana.

"Ánimo, país, enfrentamos una dura etapa; las réplicas son normales pero no dejan de causar angustia y daños", subrayó Correa, al tiempo que instó a los ciudadanos a estar preparados ante la probabilidad de nuevos episodios sísmicos, incluso de más de 6 grados, debido al proceso telúrico actual que podría prolongarse por unos dos meses. 

Finalmente, defendió la adecuada planificación de los nuevos asentamientos de viviendas para propiciar un crecimiento ordenado y factible de las ciudades. (I)

REVISE EL PLAN DE INCENTIVOS PARA FAMILIAS DAMNIFICADAS 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: