Quito recibe fondos para agua y saneamiento

- 26 de marzo de 2019 - 00:00
La expansión del sistema de agua Bellavista es uno de los proyectos que están previstos para ser ejecutados.
Foto: Archivo / EL TELÉGRAFO

El Municipio obtuvo $ 127,1 millones en créditos del BID y el Gobierno español para financiar parte de obras en parroquias como Calderón, La Merced y Checa.

Calderón, parroquia rural del norte de Quito, es la zona capitalina de mayor crecimiento. De acuerdo con el Municipio, mientras en el resto del territorio la población se multiplicó por ocho en los últimos 60 años, en ese punto fue por 21. 

El número de habitantes en el sector actualmente es de 225 mil  (8,6% del total) y la provisión de servicios requiere de inversiones importantes.

Un ejemplo es el agua potable que actualmente llega a la parroquia desde el sistema Bellavista-Papallacta.

Según el gerente de la empresa municipal Agua de Quito, Marco Antonio Cevallos, el proceso se dificulta   porque la producción de líquido de la ciudad está en la actualidad al límite frente al consumo.

En promedio, cada habitante consume 0,2 metros cúbicos (200 litros) de agua  a diario. Esto ocurre mientras la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera suficientes 0,08 metros cúbicos (80 litros) diarios por persona.

El Plan Maestro de Agua Potable establece una serie de pasos que deben ejecutarse en los próximos años para garantizar el servicio.

Uno de ellos, actualmente en construcción, es el proyecto Chalpi Grande-Papallacta, que garantizará para la urbe el agua hasta 2040 y beneficiará directamente a las parroquias nororientales.

Cevallos comentó que una parte de los 2,2 metros cúbicos por segundo (2.200 l/s) adicionales que se obtendrán con la obra se destinarán para abastecer a Calderón.

Para aprovechar los 0,6 m³/s (600 l/s) del caudal de la cuenca del río Chalpi Grande que se usarán, el gobierno local planificó la construcción de una planta de potabilización y una red de distribución de agua en la parroquia rural.

De acuerdo con la planificación, la ejecución de este proyecto requerirá aproximadamente 72 meses. Es decir que si las obras iniciaran este año, concluirían en 2025.

La inversión prevista en estos trabajos es de $ 205 millones, lo que equivale al 93% de los $ 221 millones que el Cabildo invertirá a mediano plazo para el abastecimiento de líquido y tratamiento de aguas residuales en la urbe.

$ 127,1 millones del total de los fondos provendrán de créditos externos. El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) aportará $ 87,1 millones en tanto que $ 40 millones los entregará el Fondo para la Promoción del Desarrollo (Fonprode) del Gobierno de España. 

Los $ 93,9 millones extras que se necesitan para completar el proyecto destinado a Calderón y para las otras obras de agua y saneamiento, constituirán una contraparte nacional.

Parte de esos recursos, según el gerente de la empresa Agua de Quito, se destinarán a la ampliación de los sistemas de potabilización Bellavista y El Troje, que funcionan alrededor de 20 años.

Otra parte del dinero se utilizará en la construcción de pequeñas plantas de tratamiento de aguas residuales (PTAR) en las parroquias rurales La Merced y Checa.

En tanto, otra meta del programa incluye la construcción de 1,5 kilómetros de redes de alcantarillado en el sector Quitumbe (sur), dio a conocer el BID.

El funcionario municipal confirmó que el Ministerio de Economía y Finanzas otorgó las garantías soberanas necesarias para que los créditos externos se efectivicen.

Aclaró, sin embargo, que aunque los estudios para las obras están listos al igual que el financiamiento, la actual Alcaldía capitalina dejará la licitación y contratación de los trabajos en manos de la administración de Jorge Yunda, quien iniciará sus labores el 15 de mayo próximo.

El préstamo de $ 87,1 millones del BID tiene 24 años de plazo de pago, con un período de gracia de 6,5 años y una tasa de interés basada en la Libor de entre 3,5% y 4%. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Tags:
Enlace corto: