Dos espigones de piedra reciclada devuelven la playa urbana a Manta

- 27 de junio de 2019 - 00:00
Uno de los espigones se encuentra ubicado a la altura de los hoteles de cinco estrellas de la ciudad.
Fotos: Rodolfo Párraga / EL TELÉGRAFO

Existe un proyecto de desarrollo del puerto manabita en el que está incluida la construcción de cuatro muros. Dos son de rocas, lo cuales ya fueron edificados en el sector de Barbasquillo, en el suroeste del balneario mantense.

Pescar a escasos metros de la zona urbana en Manta, en Manabí, es posible desde noviembre de 2016. Todo gracias a un espigón que fue construido por el municipio del puerto manabita.

Eduardo Arias, un estudiante universitario, le saca provecho a la zona alta del espigón que está ubicado en la mitad de playa Barbasquillo (suroeste del perfil costero de  la ciudad). Cada fin de semana acude con un grupo de amigos. Una caña de pescar que le regaló su padre, carnada de atún, limonada y un par de sándwiches de queso, son la fórmula perfecta para  esperar hasta que los peces piquen, comenta.

Desde que el espigón fue construido con rocas recicladas del sector La Poza, donde estaba uno de los muelles antiguos de la ciudad, la zona se volvió más turística. Todo empezó bajo la iniciativa del exconcejal Pedro Loaiza. Había que recuperar la arena que hace muchos años existió en la zona y además, la playa que está al pie de la infraestructura hotelera de la ciudad, reseñó.

 Este espigón mide 110 metros de longitud, tiene 4.40 metros de altura y seis metros de ancho. Es carrozable y además está provisto de luminarias LED con paneles solares.

“Es un elemento de alto valor agregado para la ciudad que, sin duda, se vende a propios y extraños por sus hermosas playas urbanas”, comenta Marco Dávila, administrador de un hotel cinco estrellas, ubicado sobre la playa Barbasquillo.

El experto en temas de puertos, César Delgado Otero, comenta que los espigones no solo acumulan arena por efecto de la subida y bajada de las mareas, también ayudan a reducir la sedimentación en la rada (zona de acceso al puerto marítimo)

El segundo espigón fue construido en septiembre de 2018. Ahora está listo. Mide 100 metros de largo por 3.44 metros de altura. Este no es carrozable, pero sí es frecuentado por turistas y gente que se dedica a la pesca deportiva, comenta Kay Marquardt, gerente del hotel Manta Host, contratista de la obra.

 En este caso, según Marquardt, el hotel se hizo cargo del pago de la mano de obra, mientras el Municipio proporcionó las rocas que también fueron sacadas del sector La Poza.

Lo que se busca es recuperar la arena que hasta 1973 existía en la zona, afirma el gerente hotelero.

Según él, estudios existentes sobre el desarrollo del puerto de Manta, establecen la construcción de cuatro espigones. Los dos primeros, en teoría deberán llegar a los 280 metros de longitud. Faltan dos más, que estarán ubicados en la misma zona. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: