Especial coronavirus

Atención a la emergencia es deber para todos los niveles de Gobierno

- 14 de mayo de 2020 - 00:00
Maquinaria de la Prefectura de Imbabura rehabilita vías que garantizan el tránsito fluido de los transportes de productos desde las comunidades rurales.
Foto: Cortesía Prefectura de Imbabura

Los gobiernos autónomos descentralizados (GAD) provinciales tienen la tarea de atender a las zonas rurales de sus territorios. Las obras de mantenimiento vial y el fortalecimiento de la producción agropecuaria están entre sus competencias.

Desde que se decretara la emergencia sanitaria por la pandemia del coronavirus, los comités de operaciones de emergencias (COE) de todos los niveles de gobierno (cantonales, provinciales y nacional) se activaron para atender las necesidades más urgentes del país.

El Código Orgánico de Organización Territorial, Autonomía y Descentralización (Cootad) establece cuáles son las competencias y los campos de acciones en los que tiene injerencia de cada jerarquía de gobierno.

Así, mientras los gobiernos cantonales se encargan de atender temas de carácter interno como el transporte público, control de comercios y restricciones de movilidad dentro de los perímetros urbanos, la tarea de las autoridades provinciales se centra especialmente en la atención al área rural, a la producción agrícola y al mantenimiento vial de sus territorios.

Justamente una de las labores más importantes de los gobiernos provinciales es asegurar el buen estado de los caminos vecinales y carreteras de orden rural. Esta tarea resulta clave para garantizar, por ejemplo, el transporte de productos agropecuarios hacia las grandes urbes y así mantenerlas abastecidas de alimentos.

En este sentido, la Prefectura de Los Ríos se ha mantenido en constante acción. Entre las obras ejecutadas están la rehabilitación de 11 kilómetros de la vía Mantuano–Versalles–Pica Pica (área rural del cantón Baba), así como el bacheo de 54 km de la vía Mocache–Puente El Taco–La Templanza–Vinces.

Estas zonas son habitadas por decenas de familias que basan su economía en la producción de plátano, cacao, frutas tropicales, yuca y otros cultivos de ciclo corto. “Nuestra gente del agro merece vías de primer orden porque son ellos los que generan riqueza para los pueblos”, señaló el prefecto Jhonny Terán.

Para Cléver Jiménez, prefecto de la provincia de Zamora Chinchipe, este no es momento de fijarse en las competencias de cada nivel de gobierno, sino de unirse por el bienestar general de la población. “Tenemos que sacarnos la camiseta política y poner en primer lugar las necesidades de la gente. Nosotros intervenimos con nuestra maquinaria en vías estatales en mal estado. No nos corresponde, pero estos problemas influyen en el transporte de la producción agrícola. Por eso se coordina con el Ministerio de Transporte y Obras Públicas para solucionar”.

Con esta política coinciden las autoridades de la provincia del Guayas, las cuales desde el inicio de la emergencia han entregado de manera contaste kits de alimentos para las familias campesinas, e insumos médicos para casas de salud de la provincia. Además ha entregado agua potable y para riego mediante tanqueros, cumpliendo así con su responsabilidad de proveer recursos hídricos a los actores de la producción agropecuaria.

Preocupación por cambio de semáforo

La resolución del COE Nacional de permitir que sean los cantones los que decidan cuándo cambiar de nivel en el semáforo de restricciones es una preocupación para los personeros de las provincias más pequeñas.

Pablo Jurado, prefecto de Imbabura, explicó que hay preocupación porque su Consejo Provincial no cuenta con personal que ayude a determinar en base a parámetros técnicos cuándo es seguro que la provincia pase de un color a otro (en el semáforo).

“Tal vez las más grandes como Manabí, Pichincha o Guayas cuenten con este personal, nosotros estamos gestionando con la Universidad San Francisco de Quito para tener expertos que ayuden a tomar decisiones adecuadas”, sostuvo.

También expresó su preocupación porque entre las cuatro provincias del norte del país (Esmeraldas, Carchi, Imbabura y Sucumbíos) solo tienen 40 camas en sus unidades de cuidados intensivos y si se relajan las restricciones y aparecen casos de forma masiva no tendrán capacidad para solventarlos”.

Palora, primer cantón en cambiar semáforo a amarillo

El gobierno autónomo descentralizado del cantón Palora, en la provincia de Morona Santiago, pasó desde el lunes 11 de mayo a ser el primero en cambiar el semáforo de restricción de color rojo a amarillo, anunció el presidente Lenín Moreno, a través de un mensaje en su cuenta de Twitter.

El Primer Mandatario añadió que en los próximos días otros 50 municipios harán lo mismo con el objetivo de iniciar la reapertura de sus actividades económicas, lo que -enfatizó- se realizará cumpliendo estrictas normas preventivas de salud.

Daule (Guayas) fue el segundo cantón en cambiar la restricción a color amarillo, el martes 12 de mayo, y el GAD de Santiago Méndez (Morona Santiago) hizo lo propio la mañana de este miércoles 13 de mayo de 2020. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP