El presidente Rafael Correa inauguró en Babahoyo el reasentamiento Brisas del Río

El viaje entre Guayaquil y Santo Domingo se reduce 40 minutos

- 06 de enero de 2016 - 00:00
El anillo vial de Quevedo tiene un amplio carril central para ser ampliado, de ser necesario, más allá de los 4 carriles que actualmente tiene.
Foto: Miguel Castro / El Telégrafo

El tránsito en Quevedo se aliviará gracias a la nueva obra, cuya inversión asciende a $ 180 millones. El transporte pesado ya no tendrá que ingresar a esta ciudad.

Ayer fue un día especial para Antonio Reyes. Este morador de Quevedo, con voz entrecortada, no podía ocultar su alegría al ver la culminación de una obra anhelada durante décadas por los fluminenses: el anillo vial que permitirá mejorar la conectividad entre las provincias de Los Ríos, Guayas, Cotopaxi y Pichincha.  

Él fue uno de los cientos de asistentes a la inauguración de la obra, a cargo del presidente de la República, Rafael Correa. Y le tocó expresar su agradecimiento a nombre de los quevedeños por la entrega de este complejo de redes viales.  

Su emoción tenía una justificación. Según sus propias palabras, con esta red de carreteras e intercambiadores de tráfico, los beneficios son múltiples no solo para los ciudadanos de Quevedo, sino también para las zonas rurales de los cantones aledaños y hasta para los mismos transportistas. “Con esta obra finalmente disminuirá el tráfico vehicular que por años soportó Quevedo y también mejorará el transporte de productos y el turismo”, expresó.

Y es que el anillo vial, para Guillermo Angueta, taxista de profesión, permitirá que los camiones que transportan productos agrícolas ya no ingresen más hacia el centro de la ciudad, lo que congestionaba la circulación vehicular. “Esta obra es magnífica para todos los transportistas; ahora los que trasladan productos podrán ir a Guayaquil o Babahoyo sin necesidad de entrar a Quevedo como antes lo hacían”, explicó.

A ello se suma, dijo, que las calles de la ciudad ya no se dañarán por el peso de los camiones que circulaban  y los mismos quevedeños podrán trasladarse más rápido y seguros dentro de la urbe.

Fueron necesarios más de 4 años de construcción para que los ciudadanos de la provincia de Los Ríos vieran culminada la ansiada obra. Incluso los vehículos interprovinciales que van y vienen desde Guayaquil a Santo Domingo y Quito o viceversa  tampoco tendrán la necesidad de ingresar por Quevedo.

La obra comenzó a construirse en octubre de 2011 y estuvo a cargo de las empresas Hidalgo & Hidalgo y Fopeca. Tuvo un costo total de $ 180 millones.

El anillo vial tiene una longitud de 25.66 kilómetros de extensión y un ancho de 33 metros; consta de 4 carriles e incluye 3 intercambiadores de tráfico que comunican al norte con Santo Domingo y la provincia de Pichincha, al sur con Babahoyo y Guayaquil; al este con la provincia de Cotopaxi (La Maná) y al oeste con el cantón El Empalme, también de Guayas.  

Además fue necesaria la construcción de un puente sobre el río Quevedo, de 200 metros de longitud, que conduce al cantón Mocache. A ello se suman 5 pasos peatonales y pasos deprimidos para aliviar futuras congestiones de tráfico.

Se ha diseñado un parterre central ancho para que en el futuro, si se incrementa el flujo vehicular, se pueda utilizar este espacio y ya no habrá necesidad de ampliar más la vía por los costados.

Según el Ministerio de Transporte y Obras Públicas se calcula que con esta obra se reducirá el tiempo de viaje de 45 a 20 minutos entre la parroquia San Carlos y el cantón Buena Fe, de manera especial; y en términos generales, se ahorrará al menos 40 minutos  de tiempo a los buses interprovinciales, ya que evitarán entrar a Quevedo para seguir su ruta hacia el norte o sur del país. Esto también aliviará la circulación en el casco urbano.     

Los beneficios también se extienden al sector agrícola, como manifestó Teodomiro Peñafiel. “En esta zona se cultiva bastante la palma africana, el cacao y el maíz; en menor escala cultivos de ciclo corto y banano”, recordó este ciudadano que considera que los campesinos podrán trasladar de forma más rápida y segura  sus productos a Guayaquil, principalmente.

Hasta hace pocas semanas, los camiones que venían de Guayaquil, Babahoyo, Jujan, por el sur; o desde Quito, Santo Domingo o Mocache, por el norte, utilizaban la avenida Quito y el puente Sur, lo que dificultaba el tránsito en el centro de la ciudad.

Rosario, Álvarez, quien habita en el centro, asegura que con el anillo vial los ciudadanos esperan que las calles ya no se dañen por el peso de los camiones que no tendrán que atravesar la urbe. “Ojalá las autoridades y la misma gente cuidemos esta obra porque son muchos los beneficios que nos traerá, tanto para los que vivimos dentro de Quevedo como para los agricultores”.

La estimación del MTOP es que con el anillo vial se beneficiarán 193.571 habitantes en forma directa (los residentes en la zona) y 800.000 de manera indirecta  (transportistas, visitantes y productores en general). Se calcula que a diario circularán 18.076 vehículos de todo tipo.    

Posteriormente, el presidente Rafael Correa se trasladó a Babahoyo, donde inauguró la ciudadela Brisas del Río, que acogió a las personas reubicadas por vivir en zonas de riesgo. (I)

DATOS

El presidente Rafael Correa manifestó que esta no es la única obra que ha ejecutado el Gobierno en Los Ríos , pues citó el multipropósito Baba, el mejoramiento de caminos vecinales, junto con la Prefectura de Los Ríos, y anunció la culminación, este año, de la fábrica de bioinsumos en el sector de Pichilingue, a un costo de $ 50 millones. “Esta fábrica permitirá sustituir más de 30% de importaciones de pesticidas”, aseguró.

Y recalcó que a pesar del año “durísimo” que fue el 2015, el país no se ha detenido. Reiteró que en los 9 años de gobierno se han intervenido cerca de 8.900 kilómetros de carreteras en el país. 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: