Ambato quiere embellecer todos sus mercados para atraer a informales

- 04 de julio de 2019 - 00:00
Las autoridades pretenden el fortalecimiento del buen trato a los clientes en las plazas y los mercados de la capital tungurahuense.
Foto: Roberto Chávez | EL TELÉGRAFO

Un proyecto de ordenanza se analizará el próximo martes en el Concejo Cantonal. Plantea mejorar en plazas rurales la comercialización de comestibles y garantizar la seguridad alimentaria y precios justos en el área urbana.

Mejorar la comercialización  de productos agrícolas  en zonas rurales, optimizar la compra y venta de mercancías en la Red de plazas y mercados, y dignificar a los  vendedores de Ambato, son objetivos del proyecto de ordenanza para la Convivencia y el Control de Ocupación de Bienes Públicos.

El plan se presenta como una de las posibles soluciones al caos y contaminación que genera a diario el comercio informal.

“En junio de 2017 la iniciativa fue socializada en el Concejo Cantonal, pero no se la consideró. Hoy la situación es diferente, los nuevos funcionarios están interesados en analizarla, pues cada día aumentan los vendedores ambulantes”, señaló el edil Robinson Loaiza.

Él es el artífice del proyecto y presidente de la comisión municipal de Servicios Públicos.

“Según la Prefectura de Tungurahua, en Ambato laboran alrededor de 3.500 comerciantes autónomos. Muchos de ellos provienen de la zona rural, de otras provincias, incluso de naciones vecinas”, agregó el concejal.

Clasificación de la actividad
La Ley Orgánica de Economía Popular y Solidaria, el Código Orgánico de Organización Territorial, Autonomía y Descentralización (Cootad), la Constitución y varias normativas locales, se observaron en el proyecto de ordenanza para clasificar la actividad comercial.

Se identificaron seis tipos de expendedores en la ciudad, en base a la clase de mercancías, frecuencia de ventas y locaciones.

Ellos son trabajadores autónomos en la transportación pública, vendedores en vehículos motorizados, artistas que ofrecen sus creaciones (pinturas, fotos, música, etc.), expendedores ambulantes, comerciantes semifijos y trabajadores autónomos fijos, estos últimos laboran en plazas y mercados.

“Es imposible resolver el comercio informal sin una diferenciación como la antes detallada”, agregó Loaiza.

Algunas iniciativas
El próximo martes el proyecto será analizado, con posibilidad de aprobación en primera instancia, en la sesión del Concejo Cantonal. Otros funcionarios municipales se muestran a su favor.

“En las 20 plazas de la Red se busca incentivar la compra a través de algunas iniciativas. Una de ellas es embellecer los mercados y brindar mayor seguridad a compradores y sus vehículos”, indicó Lenín Garcés, administrador de los mercados Artesanal, Modelo y Ferroviario.

En la parte rural se plantea mejorar el sistema de expendio de productos agrícolas, con horarios establecidos y precios justos para evitar que los productores acudan a los mercados urbanos.

“En ambas partes es fundamental capacitar a los comerciantes en temas como seguridad alimentaria, trato al cliente, costos, valor agregado, etc.”, dijo el alcalde Javier Altamirano.

Se plantea también agilizar y facilitar el proceso de ingreso de los comerciantes ambulantes a los más de 300 espacios vacíos en la Red de plazas y mercados de la ciudad. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: