BYD presentó su taxi 100% eléctrico en Quito

24 de abril de 2018 00:00

En la Expo Taxis 2018, que se lleva a cabo en el parque Bicentenario, norte de Quito, la marca de carros BYD presentó su auto e5, un nuevo taxi eléctrico con tecnología de punta.

Según la empresa, esta nueva propuesta para cubrir el servicio de taxis en la capital genera un ahorro de $ 200 al mes y reduce en un 40% los costos de mantenimiento. Esto gracias al uso de energía eléctrica a cambio de gasolina. A eso se suma el beneficio de que se disminuye la contaminación ambiental.

Miguel Sáenz, gerente de proyectos y ventas de BYD, explica que el vehículo, con una carga completa tiene entre 300 a 330 kilómetros (km) para recorrido, cuenta con un motor 2,2 cm³, capacidad para cinco pasajeros, un maletero amplio y asientos de cuerina.

En cinco o seis horas el carro queda totalmente cargado. Para esto requiere un cargador adaptable a energía doméstica de 220v. Su motor es eléctrico el cual no requiere mantenimiento, este viene totalmente sellado. La vida útil de la batería, que es de hierro fosfato, es de 15 años. Según Sáenz, con el tiempo de uso no se disminuye su potencia.

Los asistentes a la exposición conocieron detalles de los nuevos vehículos.

El vehículo tiene un cargador auxiliar de 110 v para emergencias y conectarlo en cualquier lado. Además, se debe tomar en cuenta que este taxi sirve solo para movilizarse dentro de la ciudad, no para viajes largos.

La lata del vehículo es reforzada, la cabina tiene una protección como los carros de carrera para que no se deforme y tiene una barra de acero frontal para proteger los implementos eléctricos.

El mantenimiento que este taxi eléctrico debe recibir es en cuanto a la dirección, suspensión, frenos y revisión del líquido refrigerante.

Loja fue la primera ciudad en utilizar taxis eléctricos, en abril de 2017 y actualmente están rodando 37 de estos vehículos de marca BYD.

“En Loja, los taxis están recorriendo entre 260 km y 270 km por día, al mes pagan entre $ 85 y $ 90 en luz. Mientras que en un taxis convencional, con un motor mucho más pequeño, consume entre $ 300 y $ 360 al mes en gasolina”, explica Sáenz.

El vehículo tiene un costo de $ 34 mil. Según el representante de la marca, la empresa acompaña al interesado a adquirir un préstamos en la Corporación Financiera Nacional a 60 meses plazos con un interés al 9.33%, con el 20% de entrada. El cargador tiene un costo adicional de $ 1.500, que también se lo incluye en el financiamiento.

Para los conductores una de sus dudas es las garantías que podría dar un producto como este de origen chino. Saénz les aseguró que el vehículo tiene una garantía de 5 años o de 500 mil kilómetros.

Sin embargo, aclaró que la garantía no cubre repuestos si el equipo se dañó por mal uso. Por ejemplo, amortiguadores dañados por haberse caído en un hueco en la vía, la garantía no lo cubre.

A Javier Narváez, de la cooperativa de taxis TransOcci, le parece una opción excelente para su trabajo tras el volante, sobre todo para combatir la contaminación.

Sin embargo, aún tiene dudas de invertir en este carro por ser de procedencia china, pues dice que la durabilidad suele ser mala.

Con él coincide Cornelio Lema, de la cooperativa de taxis Guasutrans. Asegura que le parece muy bueno el que se pueda ahorrar en gasolina lo que le generaría mayor ganancias. (I)

Los asistentes a la exposición conocieron detalles de los nuevos vehículos.
Foto: Mario Egas / EL TELÉGRAFO
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Contenido externo patrocinado