Según el FMI, la recuperación en América Latina tiene un largo y difícil camino

El organismo estima que más de 17 millones de personas están en una situación de pobreza.
09 de febrero de 2021 11:38

Las economías de América Latina y el Caribe comenzaron a revertir la devastación económica inicial que dejó el covid-19 a comienzos de 2020. Pero el recrudecimiento de la pandemia a finales de amenaza una recuperación, desigual entre países, y con agravar los costos sociales y humanos.

Esto se desprende de un análisis efectuado sobre la región por el blog del Fondo Monetario Internacional (FMI) Diálogo a Fondo, que revela la fuerte contracción en el segundo trimestre del año pasado y la veloz recuperación en el tercer trimestre superó las expectativas en algunas de las economías más grandes, como Brasil, Perú y Argentina.

Añade que la manufactura se recuperó más rápido que los servicios. Las exportaciones netas retornaron a los niveles previos a la crisis, pero el consumo y la inversión están rezagados.

No obstante, esta recuperación que según el blog, era desigual, se ha visto amenazada por el recrudecimiento de la pandemia y la reintroducción de medidas de contención estrictas en algunos países, así como por las repercusiones de la desaceleración de la economía mundial.

Las cifras de nuevas infecciones y muertes han aumentado en los últimos dos meses en América del Sur y Central; los sistemas de salud se encuentran bajo presión en muchos países y la intensidad con la que se realizan las pruebas de detección sigue siendo baja en comparación con las economías avanzadas y tras economías emergentes, pese a ciertas mejoras registradas desde agosto.

Pese a esta situación, añade, se prevé una elevación al 4,1% el pronóstico de crecimiento regional para 2021 (de 3,6%), en vista de los resultados más sólidos de lo previsto en 2020, la expectativa de que se amplíen las campañas de vacunación, las mejores perspectivas de crecimiento para Estados Unidos y el aumento de los precios de algunas materias primas. 

No obstante, se estima que más de 17 millones de personas han entrado en una situación de pobreza. El empleo permanece por debajo de los niveles previos a la crisis y es probable que la desigualdad haya aumentado en la mayoría de los países.

El crecimiento para este año ha sido revisado al alza en Brasil, México, Chile, Colombia y Perú, pero a la baja en el Caribe, de 4% a 2,4%, dado que la reanudación de las actividades de viajes y turismo, vitales para la región, ha tardado mucho más de lo previsto.

No obstante, la plena recuperación está muy distante. Según el pronóstico, el producto de la región retornará a los niveles previos a la pandemia apenas en 2023, y el PIB per cápita lo hará en 2025, es decir, más tarde que otras regiones del mundo.

La crisis ha repercutido desproporcionadamente en el empleo, y las pérdidas se han concentrado sobre todo en las mujeres, los jóvenes y los trabajadores informales y menos cualificados, y los indicadores sociales están dando cuenta de ello.

Finalmente, el blog establece que la pandemia asestó un golpe más duro a América Latina y el Caribe debido a las muchas fragilidades estructurales (por ejemplo, más trabajadores en sectores que requieren proximidad física y menos en sectores que admiten el teletrabajo). (I)

Contenido externo patrocinado