El negocio fiduciario es poco conocido en el país

- 22 de noviembre de 2019 - 00:00
Foto: Internet

Ahorrar con más réditos u obtener liquidez rápida son algunos de los beneficios que dan las compañías administradoras de fondos y fideicomisos.

Ecuador será sede de la edición 29 del Congreso Latinoamericano de Fideicomisos 2020. En octubre llegarán al país expertos para hablar sobre el negocio fiduciario y cómo aporta este al desarrollo de los países.

Sin embargo, este es un negocio poco explorado por la mayoría de ecuatorianos. “En el país no se han explotado todas las virtualidades que los instrumentos de los negocios fiduciarios dan”, comenta Francisco Nugué, presidente del Comité Latinoamericano de Fideicomiso Ecuador.

Nugué asegura que esta industria tiene el mismo peso en la economía del país que la producción agropecuaria. “El primero representó el 9% del Producto Interno Bruto (PIB) y el segundo, el 8,11% en el 2018”, explica.

En el país existen alrededor de 20 compañías administradoras de fondos y fideicomisos activas que manejan cerca de $ 10.000 millones.

En comparación a otros países, en Ecuador esta es una industria que aún debe desarrollarse. En Colombia, por ejemplo, estas compañías manejan alrededor de $ 50.000 millones y México cerca de $ 500.000 millones.

Las compañías administradoras dan varios servicios. La administración de fondos de inversión es uno de ellos. Ahorristas colocan su dinero en un fondo común para que la administradora lo coloque en diversas inversiones y se obtengan ganancias.

Estas compañías también se dedican a la administración de negocios fiduciarios.

Consiste en administrar el patrimonio de otras personas para que se ejecute un proyecto sin desvío de capitales.

Este sistema es muy usado en proyectos de construcción: la fiduciaria administra el proyecto y verifica que todos cumplan sus obligaciones, tanto el promotor, como el constructor y compradores. Estas compañías también tienen licencia de agente de manejo de titularizaciones.

Una empresa que busca liquidez transfiere a un fideicomiso sus cuentas por cobrar o por cualquier contrato que le genera ingresos a largo plazo. A través del mercado de valores, un tercero adquiere esas cuentas y se beneficia de la rentabilidad que dan con el tiempo.

Nugué asegura que personas naturales y jurídicas pueden participar en este negocio. Cada compañía tiene reglas, como el monto mínimo para entrar y el tiempo mínimo de permanencia. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: