Moreno: “Este camarón es el mejor del mundo”

El Primer Mandatario verificó los protocolos de bioseguridad que cumple el sector camaronero, tanto en la regulación nacional como la internacional.
14 de julio de 2020 00:00

El presidente de la República, Lenín Moreno, constató de primera mano el cumplimiento de los protocolos de bioseguridad para las exportaciones de camarón ecuatoriano, basados en la regulación nacional e internacional.

Moreno destacó al camarón ecuatoriano como “el mejor del mundo”. Dicha categoría se la ha ganado por cumplir todos los procesos y las normas de calidad, bioseguridad e inocuidad.

El Primer Mandatario recorrió la planta empacadora de camarón Santa Priscila, en la ciudad de Guayaquil.

Moreno indicó que, apenas tuvo conocimiento de la dificultad con la Aduana de China, sobre la detección de trazas del ADN de coronavirus en la pared interna de un contenedor y en empaque externo de camarón exportado, envió una comunicación al presidente chino, Xi Jinping, “para encontrar soluciones conjuntas, normalizar la situación y mantener nuestro prestigio internacional en ese mercado”.

En la comunicación recordó que la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), así como la Organización Mundial de la Salud (OMS), han manifestado que el covid-19 “no se transmite por medio de los alimentos”.

Además, detalló las condiciones en que se cultiva, procesa y transporta el camarón ecuatoriano. “La comunicación está en las manos del presidente Xi Jinping, quien ha dado la disposición para que se revisen las condiciones”, indicó.

“De esta forma se busca proteger el trabajo directo e indirecto de más de 250.000 trabajadores ecuatorianos, y también defender nuestra dolarización”, señaló Lenín Moreno.

Durante el recorrido, Priscila Salem, gerenta de calidad de la planta, resaltó que la camaronera ha cumplido con responsabilidad todos los protocolos sanitarios desde antes de la pandemia.

El ministro de Producción, Comercio Exterior, Inversiones y Pesca, Iván Ontaneda, dijo que las exportaciones de camarón a China fluyen con normalidad, y que se trabaja en la búsqueda de protocolos conjuntos, con el fin de garantizar la calidad del camarón ecuatoriano.

Ontaneda indicó que el Plan Nacional de Control establece regulaciones en la producción primaria, las plantas procesadoras, el almacenamiento y transporte de producto, determinando el cumplimiento de buenas prácticas acuícolas.

De enero a mayo de 2020, en medio de la pandemia, las exportaciones de camarón aumentaron y alcanzaron los $ 1.663 millones, con un crecimiento de 12% comparado en el mismo período con 2019.

El crecimiento de la industria radica en su producción de calidad, con rigurosas medidas y protecciones sanitarias y de inocuidad; además, por el cumplimiento de altos protocolos de bioseguridad, exigidos por el mundo.

Por su parte, José Antonio Camposano, presidente de la Cámara Nacional de Acuacultura, afirmó que este es el resultado de un trabajo público y privado, a través de la normativa correspondiente y del estricto respeto por las normas de bioseguridad y sanidad animal. “La calidad del camarón ecuatoriano no debe ser cuestionada, eso es algo que está fuera de discusión”.

Certificados de origen se simplifican al 50%

El certificado de origen garantiza que el producto exportado por Ecuador ha sido elaborado con insumos, materiales y mano de obra ecuatorianos.

Para que los productos ecuatorianos de exportación puedan beneficiarse de las reducciones arancelarias acordadas en los tratados comerciales de los que Ecuador es parte, cada exportación debe ir acompañada de este documento.

En este sentido, y para contribuir a la competitividad del sector exportador nacional, el Ministerio de Producción, Comercio Exterior, Inversiones y Pesca (MPCEIP) informó que ha innovado el proceso de emisión de las certificaciones de origen y la habilitación de entidades privadas ante el ministerio para, complementariamente, realizar esta certificación y verificación del origen de los productos.

La actualización de la norma duró un año y su objetivo es mejorar tiempos y procesos que se reflejen en la operatividad de la emisión y verificación de origen de productos primarios e industrializados.

Uno de los cambios más importantes que introduce la nueva norma, es la reducción de hasta 50% en la tramitología para la obtención del certificado para nuevos productos industriales, así como la reducción de los requisitos de información solicitada a los exportadores.

También la implementación de un sistema de perfiles de riesgo para determinar a qué empresas se visita con la finalidad de constatar el origen del producto. (I)