Latinoamérica impulsa trazabilidad fiscal para aumentar recaudación por comercio de tabaco

En Ecuador está vigente el sistema SIMAR para bebidas alcohólicas, cerveza y cigarrillos.
09 de diciembre de 2020 13:54

Ecuador, junto con Chile y República Dominicana, fue puesto como ejemplo de éxito en la implementación de la trazabilidad fiscal independiente, para el control del tabaco en la región.

Esto se determinó en el seminario virtual regional sobre Trazabilidad para el control de tabaco: clave para un mercado lícito y mayor recaudación fiscal en tiempos de covid-19, organizado por la Asociación Internacional de Timbres Fiscales (ITSA) de México.

En el evento se varios casos de éxitos de la implementación de la trazabilidad fiscal independiente en la región, en Ecuador con el sistema SIMAR, en Chile con el SITRAF TAB y en República Dominicana con el sistema TRAFICO.

En el caso de Ecuador, el Sistema de Identificación, Marcación, Autentificación, Rastreo y Trazabilidad Fiscal (SIMAR) está vigente desde 2017 y se aplica a bebidas alcohólicas, cervezas y cigarrillos de producción nacional, bajo la operación del Servicio de Rentas Internas (SRI).

En el sitio https://www.sri.gob.ec/web/guest/simar se reporta que desde que empezó a operar el sistema, se realizó la marcación de 3.5 millones de productos a nivel nacional entre cervezas, bebidas alcohólicas y cigarrillos.

Además, la Comisión de Justicia de la Asamblea Nacional discute la posibilidad de extender el mismo sistema de marcación segura y control a los cigarrillos importados, en el marco del proyecto de Ley Orgánica para la Prevención y Combate del Contrabando y Defraudación Aduanera de Mercancías.

En la conferencia se informó que el comercio ilegal de tabaco alcanza montos de hasta $ 50 mil millones anuales en el mundo y totaliza más de 600 mil millones de cigarrillos, según un informe del Banco Mundial de 2020, causando negativos impactos en la recaudación de los Gobiernos y perjudicando las medidas de control de tabaco implementadas para proteger la salud pública.

La magnitud del problema ha hecho que varios países en Latinoamérica exploren alternativas para enfrentarlo, en línea con el Convenio Marco de Control de Tabaco (CMCT) y el Protocolo para la Eliminación del Comercio Ilícito de Productos de Tabaco, de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En la reunión se analizó el papel central que desempeñan los programas de trazabilidad y estampillas fiscales para ayudar a los gobiernos a proteger y recuperar los ingresos tributarios, que necesitan ahora cuando las finanzas públicas han resultado muy exigidas y estresadas, a consecuencia de las urgencias de mayor gasto fiscal para enfrentar las secuelas económicas y sociales que va dejando la pandemia, según ITSA.

“La necesidad de programas fiscales ha aumentado dramáticamente en la pandemia mundial de coronavirus, que ha visto caer los ingresos del gobierno, incrementar déficits y niveles de deuda a proporciones deslumbrantes”, dijo Juan Carlos Yáñez, presidente de ITSA.

En la conferencia se insistió en la importancia de contar con sistemas de trazabilidad independientes de la industria tabacalera, en línea con los requisitos establecidos en el CMCT y en el Protocolo para la Eliminación del Comercio Ilícito de Productos de Tabaco.

Al respecto se mencionó el caso de México, cuyo sistema de marcación y trazabilidad de cigarrillos está vinculado y operado por la industria tabacalera (se aplica el sistema Codentify desarrollado por Philips Morris International), estimándose una evasión del impuesto asociado al tabaco en 19 mil millones de pesos mexicanos (cerca de $ 1.000 millones).

El exdirector del Servicio de Impuestos Internos (SII) de Chile, Michel Jorratt, aseguró que la evasión de impuestos asociada a la industria tabacalera y al contrabando alcanza cifras considerables en la región. Recomendó que para incrementar la recaudación a partir de disminuir la evasión fiscal, una buena medida es implementar sistemas de trazabilidad independientes de la industria a ser controlada.

El experto de ITSA Francisco Mandiola aseveró que la presión que la pandemia ejerce sobre las economías nacionales y los sistemas de salud pública, visibiliza la importancia de los programas de estampillas fiscales y trazabilidad, pues implementados adecuadamente permiten reducir la evasión/fraude fiscal, proteger al público de los efectos nocivos del contrabando, crear una competencia leal para la industria y recuperar ingresos para el Estado de forma segura y verificable.

Actualmente, la trazabilidad fiscal es reconocida como una buena práctica pública por organismos internacionales como el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y la Organización Mundial de la Salud.

De acuerdo con Cédric Pruche, director de Desarrollo de Negocios de Sicpa, empresa experta en trazabilidad, la experiencia internacional indica que el aumento de la recaudación asociada a los impuestos específicos que gravan el tabaco y otros productos sensibles como los alcoholes y la cerveza alcanza niveles de entre un 20% y 50% una vez que se aplica la trazabilidad a esas mercancías.

Contenido externo patrocinado