El alojamiento en casas compite con los hoteles en Manta

- 21 de agosto de 2018 - 00:00
El departamento de Turismo de Manta y la Comisaría de Construcciones realizan los operativos.
Foto: Patricio Ramos / El Telégrafo

La Cámara de Turismo de Manta exige al Municipio controles para frenar actividades de personas que ofrecen hospedaje en sus viviendas por internet.

Las redes sociales y aplicaciones móviles son actualmente los medios preferidos por dueños de casas y apartamentos para ofrecer sus espacios como alojamiento temporal para turistas.

Esta tendencia se expandió por el mundo porque se manejan tarifas inferiores a las de un negocio tradicional. El propietario del lugar recibe dinero por los días de estancia del usuario.

Aunque es similar al servicio que brinda un hotel, dichos sitios no poseen los permisos y documentación formales, lo cual es cuestionado por el sector.

En Ecuador, los empresarios turísticos de la ciudad de Manta, provincia de Manabí, presentaron su reclamo ante las autoridades municipales, con el fin de que adopten medidas para terminar el uso de esos inmuebles para fines de hospedaje.

Analía Navarrete, directora de Turismo del Municipio de Manta, explicó que se realizaron operativos para frenar esta actividad ilegal.

“El objetivo es que la informalidad de hospedaje no se expanda en la ciudad. Recibimos denuncias de diferentes personas vinculadas a la hotelería, que argumentan que tienen licencias y permisos de funcionamiento en orden”, señaló la funcionaria.

Entre las quejas presentadas se conoció que un hotel también operaba de forma irregular porque ofrecía departamentos a viajeros a través de redes sociales.

Una suite que en un hotel de alta gama cuesta $ 120 diario, en los sitios que no son legalizados los alquileres bordean los $ 80.

Navarrete explicó que la diferencia está en que a un hotel pueden ingresar hasta dos personas, mientras que en los apartamentos llegan a ocupar hasta 8 turistas.

Debido a las vacaciones escolares en la Sierra, los meses de junio y agosto las reservaciones han sido positivas, revelaron los hoteleros.

No obstante, denunciaron que sí se siente una baja en la demanda y lo atribuyen a la competencia informal. Muestra de aquello, aseguraron, fue durante el evento internacional Ironman que se realizó a inicios de julio.

Sobre el acantilado de Manta, entre la playa El Murciélago y Barbasquillo, hay una treintena de edificios, el 70% pertenece a personas que viven en otras ciudades del país y los arriendan, señaló Navarrete.

Ana Canelos, administradora del edificio La Torre Oro Mar, en la avenida Malecón, contó que hay 30 apartamentos, los propietarios no arriendan porque los ocupan en los feriados. Sin embargo, recibe constantes consultas de viajeros que buscan alojamiento.

Rentar una casa o departamento tiene menor costo, porque, entre otras cosas, no se incluye el cobro del impuesto al valor agregado (IVA) de los usuarios.

La funcionaria solicitó a la Comisaría de Construcciones que desde este octubre los permisos para construcción de casas y edificios unifamiliares especifiquen en qué actividad serán ocupados.

Según las autoridades, las acciones de control emprendidas a raíz de las denuncias de los empresarios rindieron frutos en el feriado del 10 de agosto. “Las casas y apartamentos ilegales no funcionaron”, afirmó.

Agregó que se realizaron operativos con la Comisaría de Construcciones, entidad responsable de otorgar permisos y determinar qué instalación es apta para el servicio de hospedaje.

Esteban Fiallos, presidente de la Cámara de Turismo de Manta, insistió en aplicar controles regulares para evitar la competencia desleal.

El sector privado sugiere al Municipio establecer normativas que impidan el hospedaje ilegal. La recomendación es que casas y departamentos sean usados como vivienda o estancia exclusiva de sus propietarios. Pero si desean dar alojamiento deben cumplir los permisos correspondientes. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: