El bitcoin gana más terreno en el mundo pese a críticas

- 25 de febrero de 2018 - 00:00

La criptomoneda más popular apareció en 2009 y desde entonces su uso se ha extendido en todo el globo. Se desconoce quién la creó; su autor o autores usan el seudónimo Satoshi Nakamoto. Está basada en una red informática que no permite la intermediación de terceros. Ningún Gobierno o institución privada la emite.

En 2017 el segundo tema noticioso más consultado en el mundo a través de Google fue el bitcoin (BTC). Es el reflejo del protagonismo que cobró en el último año la criptomoneda más famosa.

Escaló a niveles importantes llegando a cotizarse en los mercados internacionales por cerca de los $ 20.000, en medio de opiniones divididas sobre su legitimidad por parte de gobiernos, instituciones financieras e incluso  premios nobel de economía.

Pese a las críticas su popularidad no ha frenado. De hecho, ha permitido que otras divisas destaquen. No existe un número oficial, sin embargo se estima que en el mundo existen alrededor de 1.200 criptomonedas.

Los resultados de búsqueda en Google evidencian el interés de las personas por despejar dudas básicas al respecto ¿Qué es el bitcoin? ¿Quién lo creó? ¿Cómo funciona? ¿Es seguro?.

El bitcoin apareció en 2008. En agosto de ese año se registró el dominio Bitcoin.org (página oficial de la criptomoneda) y para octubre se publicó el primer documento que explica su diseño, recoge el medio digital especializado en temas financieros Gurusblog.com

Hasta ahora no se tiene certeza de quién lo creó. Su origen se lo atribuye a Satoshi Nakamoto, seudónimo usado por el o los creadores.

Para 2009 se publica el primer código abierto. Satoshi Nakamoto mina el primer bloque de bitcoin, destaca Gurusblog.

En 2013, luego de permanecer varios años en silencio, Satoshi Nakamoto apareció nuevamente en internet afirmando que había amasado una gran fortuna, despertando la atención global.

Con el paso del tiempo la presencia de la criptomoneda evolucionó con altos y bajos, hasta que en mayo de 2015 la Bolsa de Valores de Nueva York (Estados Unidos) lanzó el indicador ‘NYXBT’ que equivale al valor en dólares de cada unidad de bitcoin.

Más tarde, en diciembre de 2017, el mercado de futuros de la Bolsa de Chicago estrenó contratos de BTC, lo cual le dio mayor relevancia.

¿Cómo funciona?

El sitio oficial de la criptomoneda señala que bitcoin es la primera moneda digital descentralizada que se puede enviar a través de internet y ser utilizada en cualquier parte.

Se transfieren directamente de persona a persona sin la necesidad de recurrir a un intermediario financiero, como son los bancos. Esto provoca que las comisiones por cada transacción tengan costos menores.

La cuenta no puede ser bloqueada, asegura Bitcoin.org, y no existen prerequisitos (como ocurre al abrir una cuenta bancaria).

Se los adquiere de dos maneras. Una es a través de la  venta de bienes y servicios a cambio de las divisas.

Otra es mediante cajeros o  casas de cambio donde es posible comprar y vender directamente BTC usando dólares, euros u otras monedas.

Los bitcoins se guardan en un monedero digital que puede ser administrado desde una computadora o dispositivo móvil (teléfono celular, tablet, etc.).

Esos monederos, también conocidos como wallet (billetera, en inglés), se obtienen en diferentes plataformas digitales. Entre las más destacadas, a parte de Bitcoin.org, están Coinbase o Blockchain.info.

Una vez ahí el usuario escoge el monedero correspondiente a la criptomoneda que desea usar y crea una contraseña que le permitirá transaccionar. Algunas divisas incluso tienen aplicaciones móviles propias.

Es importante que la contraseña sea segura y fácil de recordar, ya que si la pierde u olvida no hay manera de recuperarla ni los recursos que poseía.

Bitcoin.org indica que una vez instalado el monedero se generará la primera dirección de BTC, más adelante se podrá crear más.

Para recibir o enviar pagos el usuario debe compartir su dirección. Lo recomendable es utilizar una por cada transacción.

Las operaciones tienen costos mínimos y se realizan en segundos, pero las confirmaciones se generan a los 10 minutos.

De la verificación del intercambio se encargan otros usuarios conocidos como ‘minadores’, quienes lo hacen a través del revolucionario sistema blockchain (cadena de bloques) que conecta a una red de computadoras en todo el mundo.

Los puntos de debate

Al mismo ritmo que las criptomonedas ganan relevancia también crecen las críticas. Aquello que es aplaudido por unos, es fustigado por otros.

Divisas como el BTC no son emitidas por ningún Gobierno o entidad bancaria, como sucede con el dólar. Es decir, no tienen regulación.

La información verificada de las transacciones se distribuye y queda almacenada en la red. Para hackear una cuenta se tendría que intervenir en cada computadora.

Los creadores de criptomonedas aseguran que esta es una de sus principales características. 

Sin embargo, en los últimos meses ocurrieron casos de millonarios robos a diferentes casas de cambio.

A finales de enero se reportó el que es considerado hasta el momento como el más grande robo. Piratas cibernéticos sustrajeron un equivalente a $ 530 millones de la página Coincheck.

Los detractores del sistema citan estos hechos como ejemplo para evidenciar que al no existir una institución pública o privada responsable, los usuarios no tienen a quién acudir.

Reconocidos economistas como el premio nobel, Joseph  Stiglitz, aseguran que la situación con las divisas digitales delata una posible burbuja financiera por la volatilidad de su precio en bolsa.

Alfred Kelly, CEO de Visa, una de las mayores emisoras de tarjetas de crédito en el mundo, declaró en enero que la casa no procesará transacciones con criptomonedas.

Ese mismo mes, Facebook anunció que prohíbe toda publicidad relacionada a las criptodivisas. El argumento es que están “frecuentemente asociados con prácticas de promoción engañosas”.

Criptoasesores buscan diálogo con autoridades

Dany Ledesma (foto) durante una demostración del procedimiento para comprar y vender criptomonedas a través del dispensador. La máquina fue instalada en Quito.

Un grupo de emprendedores llamado ‘CriptoAsesores’ puso en funcionamiento un cajero que permite comprar y vender bitcoin, dash y pura.

El grupo brinda asesoramiento a quienes están interesados en ingresar al mundo de las criptodivisas.

Asimismo buscan acercamientos con diferentes entidades como el Servicio de Rentas Internas (SRI) para establecer parámetros legales que permitan gravar, y posteriormente declarar el fisco, el impuesto al valor agregado (IVA) a las comisiones por cada transacción hecha en el cajero.

Dany Ledesma, miembro de CriptoAsesores, indicó que están preparando un documentación que presentarán a las superintendencias de Bancos y Compañías, con el fin de establecer qué institución puede regular el servicio que prestarán.

El grupo prefiere referirse al cajero como un dispensador de criptomonedas.

La máquina recibe dinero físico de los usuarios que desean adquirir cualquiera de las tres divisas. Además pueden hacer descargas en efectivo. Acepta operaciones desde $ 20 hasta $ 200.

Ledesma recomienda a la ciudadanía no creer en personas que prometen y aseguran altos niveles de rentabilidad por invertir en BTC, ya que esto muestra indicios de una posible estafa en curso como ocurrió hace pocas semanas con más de 1.500 indígenas de Cotopaxi.

En Ecuador el uso de criptomonedas no está reconocido, y por consiguiente tampoco autorizado por la Junta de Política y Regulación Monetaria y Financiera.

Las transacciones con estas divisas “están prohibidas en el territorio nacional”, aclara la entidad. No pueden ser utilizadas como medio de pago, pues no está avalado ni supervisado por ninguna entidad de control, tampoco está garantizado por el Estado ecuatoriano.

El artículo 98 del Código Orgánico Monetario y Financiero prohíbe “la circulación y recepción de moneda y dinero no autorizados” por la Junta.

La norma no hace una alusión específica a negar inversiones en criptomonedas; sin embargo Wilson Vera, delegado del Presidente ante la Junta, recomienda evitar cualquier tipo de operación relacionada con estas divisas, precisamente porque no cuentan con respaldo de ninguna organización.

Clermont Muñoz, profesor de Finanzas de la Espae (Escuela de Negocios de la Espol), señaló que una moneda basada en algoritmos matemáticos siempre correrá el riesgo de ser hackeada.

Mencionó que varios países han desmantelado minas de cirptomonedas y sus integrantes  han sido acusados de blanqueo de dinero y otros delitos.

Ledesma responde que si bien pueden cometerse actos ilícitos, no es un tema que solo ocurre al usar estas divisas sino que sucede con cualquier moneda.

Detalles

- Es un activo de alto riesgo. Bitcoin.org advierte que debido a que el precio es volátil e impredecible no es recomendable mantener los ahorros en BTC, ya que es considerado un activo de alto riesgo. Advierte que aún es una moneda experimental en desarrollo.

- 6 mil dólares fue el precio más bajo al que cayó el BTC en 2018. En días recientes remontó a $ 11.000.

- Identidad de los usuarios. La identidad de los usuarios no es conocida, pero el sistema permite observar todas las transacciones de una dirección. Los críticos aseguran que así se ocultan operaciones del mercado negro. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: