Créditos a través de cooperativas reactivan pequeños y medianos negocio del país

CONAFIPS colocó una cifra superior a los 220 millones para créditos en las Cooperativas de Ahorro y Crédito del país.
29 de noviembre de 2020 17:56

Durante la triple emergencia sanitaria, económica y social que atraviesa el Ecuador, se han colocado recursos en las 230 cooperativas de ahorro en todo el país con el objetivo de reactivar la economía, dinamizar y sostener miles de negocios. 

Este impulso ha permitido mantener empleos y la generación de nuevas plazas de trabajo con un beneficio directo a más de 86.000 microempresarios, artesanos y agricultores. Roberto Romero, presidente de la Corporación Nacional de Finanzas Populares y Solidarias (CONAFIPS) señaló que la economía popular y solidaria es generadora del 80% del empleo en el país. 

Es por esta razón, que CONAFIPS colocó una cifra superior a 220 millones para créditos en las Cooperativas de Ahorro y Crédito de todo el país. Este monto es parte de los 660 millones de dólares que el Gobierno Nacional destinó para este sector. Sin contar con los 93.8 millones del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y 100 millones más desde la CAF. 

“De estos recursos se han destinado un 43% a mujeres, con un valor que asciende a más de 80 millones. Además, son más de 56 millones para jóvenes de entre 18 a 29 años. En cuanto a actividades agrícolas y de comercio se colocaron 125,8 millones, mientras que en el sector rural 55,4 millones”, precisó Romero. 

Según el presidente de CONAFIPS, estos recursos llegan a las manos de personas que en verdad necesitan de manera inclusiva y democrática. De cada 10 créditos entregados, 5 van a manos de mujeres emprendedoras. Desde junio de 2017, 170 mil mujeres cuentan con recursos productivos. 

Una de ellas es Ramona Campaña, se dedica desde hace ocho años a la producción de chifle. Ella lidera una Asociación de Mujeres de Desarrollo Social Comunitario, conformada por una veintena de mujeres que en su mayoría son madres solteras. 

“Nos reunimos como organización dentro de nuestra comunidad porque antes las mujeres se iban a trabajar en lugares lejanos, dejaban abandonando a sus hijos, era una situación muy difícil. Decidimos capacitarnos en la elaboración del plátano y desde ahí arrancamos con este reto”. 

La pandemia golpeó fuerte a su emprendimiento. Hicieron un préstamo a la cooperativa de su localidad por diez mil dólares para levantarlo. “Dos mil dólares tenemos en contra porque no nos pagaron. Fue igual que el terremoto, dos fenómenos que nos golpearon. No sabemos qué pasó con la gente que compraba y distribuía nuestro producto, si murieron, o qué sucedió. Yo le dejo a Dios que nos permita seguir”. 

Otro emprendedor que obtuvo un crédito para su negocio fue Flavio Iván Ramos, es ebanista. Junto a él, otras cuatro familias que dependen del emprendimiento. “La pandemia detuvo nuestro trabajo. Ya no teníamos capital. Acudí a la cooperativa para finalizar con trabajos pendientes. Solicité un crédito de 10 mil dólares y ahora nos reactivamos. El préstamo fue ágil porque la gente de la cooperativa es del sector y nos conocemos, en dos días logramos tener el dinero”. 

El sector financiero de la Economía Popular y Solidaria ha crecido en la entrega de microcréditos a los 8 millones de socios de cooperativas a escala nacional. Hasta el momento, se registra un total de cartera de crédito de 12 mil millones de dólares. “No solamente le damos el crédito a una mujer, le damos un crédito a una familia”, puntualizó Roberto Romero. 

Adicionalmente, el CONAFIPS tiene una herramienta financiera útil: el servicio de garantía solidaria FOGEPS (fondo de garantía) que ha permitido acceder a más de 19 millones de dólares. (I)

Las más leídas