Entrevista / luis rosero / intendente zonal 5 de economía popular y solidaria

Cooperativas colocaron $ 1.372 millones para microempresas

- 14 de febrero de 2015 - 00:00
Foto: José Morán / El Telégrafo

Entrevista / luis rosero / intendente zonal 5 de economía popular y solidaria

El segmento de la Economía Popular y Solidaria parece “aterrizar” en la vida cotidiana de dos importantes logros económicos que apenas se conocen por cifras: la reducción de la pobreza, que en 2014 alcanzó 16 puntos porcentuales, según el Gobierno, y el crecimiento que fue de 3.8 hasta el año pasado.

Según el intendente zonal 5, de la Superintendencia de Economía Popular y Solidaria, Luis Rosero, en 2013 se registraron 3.330 cooperativas en el país, de las cuales 946 son de ahorro y crédito (financieras Coacs) y 2.384 no financieras. El impacto global del sector está en permitir que las personas que antes no tenían acceso a créditos y financiamientos, ahora lo obtengan. También que muchos logren salir de la pobreza, generen rentabilidad y que haya una distribución equitativa de la riqueza.

Hasta junio del año pasado, las cooperativas financieras colocaron $ 1.372 millones en créditos para la microempresa. La distribución está concentrada en la Sierra con 725 instituciones, sigue la Costa con 177, el Oriente con 39 y Galápagos tiene 4.

¿Este sector ha ayudado a las personas a salir de la pobreza?

Hay que hacer una diferencia, y es que el sector solidario de lo que se trata es de cooperación entre personas, sean agricultores, pescadores, ganaderos, que se unen o asocian para producir y satisfacer una necesidad. Es una forma de implementar negocios con otra lógica. En cuanto a la economía popular hablamos de microempresa, y lo que vemos es que muchas de las que se crearon hace algunos años ahora son pequeñas empresas, entonces, si bien son un mecanismo para salir de la pobreza, se convierte en una actividad económica que genera acumulación, y eso es importante porque ya no hay que considerar al sector microempresario como pobre, aunque inicialmente lo haya sido.

¿Las cooperativas y asociaciones solidarias están creciendo?

Sí, y lo hacen conforme crece el país, aunque este año se prevé un crecimiento a una menor tasa, pero estimamos que el próximo año tenga un repunte. La agricultura es uno de los sectores que más ha crecido y la razón más importante es la ayuda, a través del Magap, en entrega de insumos y demás, lo cual incrementa la productividad. En la parte agropecuaria también recibimos muchas solicitudes, incluso de turismo.

¿Y cómo está el sector en general?

En el caso de las cooperativas de ahorro y crédito se mantienen en procesos de revisión para conocer si están cumpliendo. Lo más importante es velar por el interés público, esto es el ahorro de los socios. En el caso de las asociaciones, que se cumplan los derechos y obligaciones de los socios. Este es un organismo de control y supervisamos que haya una buena gestión de las organizaciones, en términos de la obtención de recursos. Lo que hacemos es controlar para buscar la estabilidad y sostenibilidad.

¿Qué tipos de créditos otorgan las cooperativas?

Las instituciones financieras otorgan dos líneas básicas de crédito: para consumo y para empresa. Hasta junio del año pasado entregaron $ 3.482 millones. $ 1.951 millones se destinaron al consumo y $ 1.372 millones a la microempresa. El resto se divide en otros rubros. En general, estas instituciones canalizan recursos a aquellas personas que normalmente no tienen acceso a la banca.

¿Cómo se dividen estas instituciones?

Están divididas en 4 segmentos. En el primero entran aquellas que cuentan con activos hasta por $ 1’100.000 y 700 socios, el segundo, hasta $ 9’600.000 y sin límite de socio; el tercero, aquellas de $1’200.000 y más y hasta 7.100 socios, y en el cuarto segmento, aquellas cooperativas que eran reguladas por la Superintendencia de Bancos hasta finales de 2012. En general, estas instituciones captan cerca del 15% de los recursos del sistema financiero y colocan alrededor del 18% del sistema financiero.

¿Cuál es la importancia social de estas herramientas de la Economía Popular y Solidaria?

Los créditos para microempresarios están dirigidos desde los pequeños vendedores ambulantes hasta a las microempresas de servicios, y el solo hecho de acceder a un crédito los ayuda a implementar un pequeño negocio que les darán de comer a ellos y a sus familias. Creo que cumplen una labor muy importante para quienes no tienen acceso a la banca, porque  genera un autoempleo. En el caso de la economía popular se trata de un gran universo que estimamos esté en un promedio de 2 millones de personas.
En el caso de la economía solidaria no tenemos un aproximado, pues se trata de una población poco visible y estudiada. Esto no quiere decir que sea algo marginal, de hecho es significativo por su aporte a la economía en la producción de bienes y servicios. Una asociación, para ser aprobada, tiene que tener  mínimo 10 personas, la cooperativa son 25 personas.
 
¿Qué sectores del país concentran las operaciones de cooperativas?

La mayor parte de las cooperativas de ahorro y crédito está en la zona del Austro, Cuenca, sobre todo, y de allí en Quito (Pichincha), en buena medida por la proliferación de mercados, entonces la mayoría está ubicada en estas zonas y en Quito. Son no financieras, sino productivas. Son los datos importantes.

¿Cómo se controla a estas organizaciones?

Las instituciones están obligadas a entregar información. Nosotros analizamos temas como los gobiernos cooperativos y algunas atraviesan ciertos problemas, como falta de buenas relaciones entre su gerencia y otras instancias, entre estas las asambleas generales, consejos de administración, consejos de vigilancia, entre otras; no obstante, el sistema está sólido.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: