El estiaje afecta a 40 mil ha de arroz en Guayas

01 de noviembre de 2013 - 00:00

Las poblaciones agrícolas de la zona de influencia del río Pula en Guayas, en donde se produce alrededor del 45% del arroz que se consume en el país, están sufriendo los efectos del bajo caudal de ese ramal del río Vinces.

“No hay agua en el campo ni para tomar”, manifestó ayer el prefecto Jimmy Jairala luego de una reunión con los alcaldes de Santa Lucía, Daule, Palestina y Salitre, quienes le expusieron la gravedad de la situación.

Esto motivó una declaratoria de emergencia puntual en la zona y que, constituye a su vez una segunda fase de los trabajos que ya se realizan como parte de la emergencia decretada por el Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (Magap), el pasado jueves 24 de octubre.

Jairala manifestó que tras la entrega del informe al Magap y a la Secretaría Nacional del Agua (Senagua), la Prefectura empezará con los trabajos con maquinaria especializada para dragar los sedimentos que impiden el paso del agua destinada tanto al consumo de la población como al riego agrícola. “No sabíamos de la gravedad del problema”, anotó.

En la reunión estuvo presente también el viceministro de Agricultura, Luis Valverde, quien explicó que el primer decreto de emergencia cubre un área de 17.000 hectáreas (ha) en las juntas de riego de las zonas de El Mate, San Jacinto y Las Palmas; sin embargo, el área de influencia del río Pula en Guayas abarca 40.000 ha. “Esta es una zona proveedora de alimentos y de trabajo campesino muy importante”.

El miércoles, el ministro Javier Ponce hizo un recorrido por la zona de Daule para conocer el trabajo que se está efectuando. “La situación es dramática en el tema del arroz. Había que limpiar los canales que estaban absolutamente bloqueados”, mencionó Ponce durante su visita.

Trabajo por fases

Valverde manifestó ayer que en la declaratoria de emergencia se estableció un cronograma de trabajo. La primera fase -señaló- está lista en un 75% y se orienta al retiro de los sedimentos de los canales y al mantenimiento de las plantas de riego.

“Estamos ya casi terminando la limpieza de las entradas a las estaciones de bombeo que permitan prender los motores”, explicó.

Se prevé que esta etapa concluya la siguiente semana.

Valverde mencionó que esta fase requerirá además la “actualización mecánica y electrónica” de los motores, muchos de los cuales tienen hasta 25 años de funcionamiento.

Detalló que es importante el funcionamiento eficiente de las estaciones, pues son las que permiten la entrada del agua en tiempos de estiaje y la salida en temporada de lluvias para evitar inundaciones.

Actualmente la eficiencia de estas maquinarias se estima en un 45%, lo que representa un costo de consumo eléctrico muy alto.

Las labores de mantenimiento de las estaciones estarían terminadas en aproximadamente 45 días, pues según el Viceministro, no es posible parar todas las bombas simultáneamente. Se espera tener listo este trabajo antes de los 60 días que durará la emergencia.

El funcionario recalcó que esta será una acción coordinada entre el Ministerio, la Prefectura, Senagua y los municipios, para tomarla de una manera más “macro” y con acciones orientadas no solo hacia la parte agrícola.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: