Taxistas entregarán base de datos para recibir compensación por alza de gasolina

27 de diciembre de 2018 11:23

A casi 24 horas de que entrara  en vigencia el incremento a las gasolinas extra y ecopaís ($ 1,85 por galón), los taxistas están preocupados porque desconocen de qué forma serán compensados.

A las 13:00 del miércoles 26 de diciembre, la medida se oficializó tras la publicación del Decreto Ejecutivo 619 en el Registro Oficial.

El Gobierno anunció que el gremio de taxistas recibirá una compensación que consiste en fijar un cupo de 270 galones mensuales, por conductor, libres del incremento.

Para ello, las autoridades de sector se reunieron el miércoles en Guayaquil con dirigentes del taxismo y acordaron que los conductores recibirán una tarjeta de débito emitida por el Banco del Pacífico, con la que podrán pagar los 270 galones libres de aumento. Esta disposición se aplicará en la ciudades de Quito, Guayaquil y Cuenca.

Sin embargo, esta medida no llega todavía a los oídos de los choferes y aseguran que, de cualquier forma, se verán afectados con el incremento.

Esa es la impresión de Franco Garay, quien es conductor en la Compañía Ecuataxis. El hombre se dedica a esta actividad hace 9 años. Tiene que entregar al dueño del taxi $ 25 diarios y se puede llevar el resto de la ganancia.

El conductor opinó que antes del alza "tanqueaba" $ 10 diarios y le quedaba una ganancia aproximada de $ 15 diarios. Ahora, en combustible cancelaría alrededor de $ 15. "No queda casa nada para mi casa", expresó.

Garay dijo que si bien el Gobierno contempla dicha tarjeta de débito, eso no le beneficia, porque esa tarjeta se la entregaría al dueño. "Nosotros seguiríamos poniendo de nuestra plata el combustible y estaríamos a pérdida", dijo.

Similar criterio manifestó Marcelino Gando Quinatoa, de la compañía de Transporte Legarda, quien se dedica a esta labor hace 10 años. Este conductor también debe cancelar $ 25 al dueño del taxi.

Gando maneja un carro Nissan Sentra, con el precio anterior tanqueaba con $ 12. Ahora con $ 15 no llena el tanque.

A decir del chofer, el gremio es el más perjudicado, no solo porque no está claro el sistema de compensación, sino también por la presencia de las plataformas Uber y Cabify que les quitan las carreras y les dejan sin ganancias.

"No nos alcanza ni para pagar al dueño del carro. Tenemos que trabajar todo el día para que nos deje plata", reiteró.

Hugo Bonilla, taxista desde hace 10 años, estimó que con $ 9 diarios le alcanzaba para abastecer de combustible su vehículo, pero ahora estima que debe llenar con $ 12.

El conductor aseguró que él y sus compañeros están pendientes de la versión de Carlos Brunis, presidente de la Unión de Taxis de Pichincha, pero advirtió que no comprenden la medida que implementarán para su beneficio.

Bonilla dijo que los dirigentes de su cooperativa les informaron que la compensación será el próximo 20 de enero, pero nadie les explica si recuperarán el dinero que gastarán hasta mientras.

"Eso nos representaría unos $ 150 en contra. Estamos en incertidumbre", reiteró.

Antes de la compensación, traspaso de información

Brunis explicó que para que entre en vigencia la compensación, primero la Unión de Taxis de Pichincha  tiene que presentar una base de datos de los taxistas legalmente constituidos a entidades como la Agencia Nacional de Tránsito (ANT) y el Ministerio de Transporte y Obras Públicas.

La mañana de este jueves, el dirigente se reunió con las autoridades de la Agencia Metropolitana de Tránsito (AMT) para cumplir con un traspaso de información.

Luego de esa reunión, Brunis informó que después de que entreguen la información, las autoridades necesitarán entre ocho y 20 días para pasar los datos y que el banco tenga la información y otorgue la tarjeta.

El dirigente explicó que la modalidad será una tarjeta prepago, con la cual el taxista tiene para consumir en ciudades grandes hasta 270 galones mensuales y se hacen las recargas hasta completar el número de galones.

Brunis reiteró que este beneficio no se aplicará a los taxistas que no estén registrados, especialmente a los conductores informales y los que operan con aplicaciones como Uber y Cabify. (I)