En las aulas

One es uno de los siete espacios de coworking que ofrece Cuenca

- 27 de marzo de 2018 - 00:00
En Cuenca funciona una cafetería dentro de un coworking, como parte del emprendimiento.
Foto: Fernando Machado / DC

Aunque la iniciativa surgió en Estados Unidos en 2005, la capital azuaya se sumó a la tendencia del trabajo colaborativo en 2014.

En Cuenca, los espacios de coworking se multiplican. Estos son sitios destinados a emprendedores jóvenes que tratan de “adueñarse” de zonas estratégicas para desarrollar sus negocios.

No requieren de grandes inversiones, tampoco de extensos espacios. Su computador y sus ideas son básicos para desarrollar proyectos que luego serán vendidos a sus clientes.

Una casa puede albergar entre 10 y 15 oficinas. “Cada puerta es una empresa”, señala Juan José Gutiérrez, socio del coworking ONE.

Estos espacios, además de brindar comodidad a sus arrendatarios, ofrecen diferentes servicios para intercambiar ideas y así encontrar oportunidades de negocio.

“Es una comunidad de economía colaborativa, en la que se conectan con clientes que requieren solucionar un trabajo y donde puedan cumplir sus agendas de negocios”, resalta Gutiérrez.

En Cuenca funcionan actualmente siete espacios de trabajo colaborativo para emprendedores. ONE, por ejemplo, se creó hace 3 años y cada día llegan más emprendedores en busca de un espacio cómodo para trabajar sin tener que preocuparse por los gastos administrativos y de mantenimiento.

Este modelo de trabajo, es relativamente nuevo en Cuenca, pues en Quito y Guayaquil ya tienen mayores experiencias.

En la capital azuaya los coworking mejoran su oferta de servicios de acuerdo con las demandas de sus clientes, la mayoría de ellos, jóvenes recién egresados de las universidades.

Aquí convergen médicos, diseñadores, juristas, activistas, maestros de danza  y proveedores de servicios.  

Uno de ellos es Andrés Palacios, alumno de la Universidad del Azuay. “Una taza de café, es una tasa de ideas”, es el lema del joven emprendedor y sus dos socios, juntos formaron el grupo Petirrojo, que no es más que un bar dentro de un coworking.

Ellos alquilaron un espacio en ONE y son los que “abastecen” de alimentos a quienes trabajan allí.

“Tenemos sánduches fríos, café y aguas aromáticas”, indica Palacios, tras precisar que es la primera cafetería del país que nace y se desarrolla  de un coworking. El emprendimiento se desarrolla junto a sus socios Juan José Delgado y José Andrés Moscoso.

Y su idea surgió de otros cafés que interactúan en espacios colaborativos de Barcelona (España), Santiago (Chile) o Buenos Aires (Argentina).

Este nuevo conjunto de estudiantes está apostando al futuro. Entrar a un coworking es encontrar una empresa llena de jóvenes equipados con computadores y en charlas intensas de negocios.

“El computador y el internet son parte esencial de la vida y de este negocio”, insiste Gutiérrez, quien con 27 años ya tiene gran experiencia dentro de este negocio.

Para desarrollarlo viajó a Río de Janeiro (Brasil), Miami (Estados Unidos) y Argentina para conocer el servicio de estas empresas.
Jaime Machado, de la empresa Consult Cont, trabaja en este espacio,  atraído por las facilidades que tienen para cumplir su labor.

Manuel Vega es cofundador del Coworking Cuenca y actualmente reside en Quito con su empresa Lynx Trade. Contó que esta tendencia nació en 2005 en Estados Unidos y que al Ecuador llegó en 2011, pero a Cuenca apenas en 2014.

“A escala nacional existen más de 22 coworking y localmente ya somos siete”, apuntó.

“Estos espacios se abren paso como un cambio de paradigma, que funcionan bajo el concepto de trabajo conjunto para complementar los negocios al diversificar los servicios. Esto quiere decir que en un mismo espacio se puede encontrar todo lo que se necesita para desarrollar una idea”, explica Vega.

Cada vez son más las personas que  acogen ese modelo de negocio, que además brinda la oportunidad de crear una red de profesionales aliados para desarrollar nuevos negocios.

Para Vega, el emprendimiento ofrece opciones de trabajo, así no es necesario esperar de familiares y amigos para encontrar un empleo. Además es una oportunidad para desarrollar la creatividad. (I)

20 espacios de coworking funcionan actualmente en Ecuador. 
4 años tiene de haberse introducido este mecanismo de negocios en Cuenca.

ALGO MÁS
Estudiantes apuestan al futuro
Universidades como la de Cuenca y la Politécnica Salesiana se han incluido dentro de este proceso.

Arriendo y precios
De acuerdo con el espacio, el arriendo de una oficina en Cuenca, dentro de los coworking, va desde los $ 40 hasta los $ 120, en promedio.

El internet, pieza clave en el trabajo
Las oficinas disponen de un internet ilimitado, y por supuesto de todos los servicios básicos.

Un cuencano emprendedor
Manuel Vega es el responsable del cuarto coworking en el Ecuador. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP