“Tengo varios argumentos para cada convocatoria”

19 de septiembre de 2011 00:00

Los trece meses que lleva el entrenador colombiano Reinaldo Rueda  al frente de la selección “tricolor” han sido suficientes para establecer un estudio fisiológico y médico del rendimiento que han registrado los 60 jugadores escogidos en los 19 cotejos de preparación, incluida la Copa América de Argentina.

Por eso la base de la lista que entregará esta semana a la Ecuafútbol, para el primer partido de eliminatorias (7 de octubre) ante Venezuela, en el estadio Atahualpa, tendrá el soporte de los jugadores que actúan en el campeonato local, sin establecer preferencias entre clubes de Costa o Sierra.

“Lo ideal es que los jugadores del torneo ecuatoriano tengan esa responsabilidad, en la medida que su rendimiento, comportamiento y continuidad en sus clubes sea muy buena. Tienen memoria de altura”, sostuvo Rueda en una reunión con los comunicadores deportivos.

Para apoyar esa idea, el preparador físico Carlos Velasco y los médicos de la “Tri” realizan un extenso diagnóstico de los futbolistas  y antes de  cada convocatoria entregan el informe al seleccionador. Ese análisis incluye las distintas altitudes de las ciudades en las que juegan, el nivel de hemoglobina registrado en su llamado y la respuesta de la máquina biológica de cada uno, la que registra el trabajo en los tres o cuatro días que han tenido, antes de un partido.

“El deportista necesita su período de adaptación  a la altura o a competir a nivel del mar. Las máquinas biológicas son muy diferentes entre los jugadores y su respuesta también lo es. Entonces debemos llenarnos de argumentos para aprovechar con inteligencia la altura de Quito y en eso estamos”, refirió Velasco. 

De acuerdo a esos informes, Rueda decide los nombres que estarán para los respectivos encuentros. “No lo hacemos por intereses personales,  sino por el bien del país en general y siempre habrá malestar en los que no estén considerados”, expresó.

El técnico caleño reconoció que no es de aquellos que con frecuencia   telefonea a los jugadores que actúan fuera del país. Esa tarea la cumple el PF y el coordinador Pedro Muñoz.

Lo hace esporádicamente, y no siempre tiene respuesta. “Hay algunos que no contestan, pero  devuelven la llamada, hay otros con los que nunca se puede dialogar porque solo emplean monosílabos o nunca responden”. Precisamente en una entrevista con radio Súper K-800, de Guayaquil, señaló que cuando llamó a Felipe Caicedo, él le tiró el teléfono. “Soy viejo y me merezco respeto”, manifestó.

No comparte las expresiones de “Felipao” de que hay mal ambiente al interior de la “Tri”: “Si eso lo dijeran 20 jugadores entonces es para preocuparse, que lo digan uno o dos, seguramente es por el malestar de no ser llamados, pero creo que, convocados o no,  deben tener madurez y respeto por la selección”.

Rueda afirmó que en el país se vive un momento neurálgico de recambio, y si la actual Tricolor no consigue la clasificación a un nuevo mundial, referentes de antes, como Agustín Delgado o Iván Hurtado, prevalecerán en la memoria colectiva.

“Mientras esta generación, que dizque es la mejor del fútbol ecuatoriano, con internacionales en todo lado, no clasifique al Mundial, los referentes de antes seguirán mandando, y ojalá no sea cuatro años más”, señaló.

Finalmente indicó que es necesario que en la niñez y juventud ecuatoriana primen referentes nacionales, como Antonio Valencia, y no foráneos, como Hernán Barcos.